Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

Mayorca y su foco de desarrollo en el valle de aburrá

A las afueras de Medellín, cerca de Sabaneta, uno de sus municipios vecinos, se levanta una estructura que hace bajar el ritmo del tráfico.

Aquellos, que se creería la ven por primera vez, quedan sorprendidos por lo imponente de su tamaño. Los puentes que la acompañan parecen cumplir con la tarea de conectar el pasado de un proyecto con el futuro cercano de una de las obras con mayor impacto en el área metropolitana. Se trata de la segunda etapa del Centro Comercial Mayorca, lugar referente de compras outlet y alta actividad comercial en la ciudad.

Ya son cuatro años de dar forma a este proyecto de alta proyección y que ofrece no solo una dinámica comercial sino empresarial al sector, gracias a la oferta de oficinas y consultorios, una tendencia que en Medellín ha tenido una alta acogida. La fusión de grandes superficies comerciales con torres médicas y empresariales que son atractivas para el público.

Son varias las empresas involucradas en esta megaobra de 150.000 M2 que se diferencia de la primera etapa que contaba con un único dueño y que esta vez sí involucra a otros inversionistas. “Hay un consorcio, el mismo grupo de Mayorca 1 y está también un consorcio que es entre Conconcreto y Argos, grupo que conformaron para propiedad raíz y también se le vendió a algunos comerciantes” manifiesta Carlos Arboleda, gerente del proyecto por parte de la empresa Londoño Gómez.

Una obra con las dimensiones y proyección de Mayorca está en manos de varias firmas: “Son muchas empresas las que están involucradas, Londoño Gómez hace la gerencia del proyecto, pero también hay un consorcio de construcción que es Convel, también está Muros y Techos. Y están los dueños de la primera etapa de Mayorca que son Obando Giraldo, que está haciendo toda la comercialización, muy apoyado en el equipo de la primera etapa de Mayorca” asegura el gerente del proyecto.

La nueva etapa de Mayorca ya tiene cuenta regresiva, se plantea su apertura para el próximo 26 de noviembre, lo que demanda efectividad a proveedores, constructores, parte comercial y gerencia.

El número de personas involucradas varía dependiendo de la etapa en que se esté, actualmente se habla de 1.600 trabajadores de obra, cifra que se mantuvo en buena parte del proyecto, aunque se tuvieron picos más altos; y en la parte de construcción se habla de unos 3200.

La Obra

La empresa Cimbrados también se cuenta entre los participantes con sus prefabricados estructurales, que incluyen vigas en concreto y prelosa. La versatilidad y eficiencia que ofrece este sistema de construcción, hace asegurar a la empresa que lograron grandes economías de escala.

La empresa Ischebeck Colombia, en uno de sus informes web, describe que tuvo a su cargo el emplazamiento de Anclajes Titan tipo 73/35, 103/78 y Micropilotes Titan tipo 73/53, para la estabilización de excavación contenida y definir el sistema de fundación del centro comercial.

En las primeras etapas hicieron la instalación de 365 Anclajes Titan tipo 73/35 y 69 Anclajes Titan tipo 103/78, para un total de 14.147 metros lineales en sistemas de contención. Estos anclajes fueron sometidos a pruebas de carga por efecto de tracción hasta 200 toneladas.

Adicionalmente se llevó a cabo la perforación e instalación de 1.496 Micropilotes Titan tipo 73/53, entre el mes de noviembre de 2012 a marzo de 2014; para un total de 28.580 metros lineales. Esta actividad comprendió un complejo sistema de fundaciones para toda la estructura del centro comercial.

“En la realización de la obra se han utilizado todo tipo de tecnologías ya aprobadas, y en su gran mayoría tienen que ver con técnicas tradicionales en la construcción que no se salen de lo normal” asegura Carlos Arboleda

La calidad de los proveedores y su eficiencia se convierten en grandes fortalezas para lograr metas en el proyecto, siendo todos conscientes de la importancia de tener una presencia intachable dentro de las dinámicas de la obra:

“En general todos los proveedores han sido muy buenos, no hay ninguna queja grave al respecto. Los ascensores estuvieron a cargo de Mitsubishi, los pisos son de Roca. Por el volumen mismo de la obra nos ha tocado partir los contratos: por ejemplo la ventanería está a cargo una parte de AGS, otra parte de Energía Solar. Para una misma actividad nos ha tocado dárselo a unos mismos proveedores, pero en general no hay queja. Todos muy comprometidos, digamos que para la hoja de vida de estas empresas es importante decir que participaron en uno de estos megaproyectos”, asegura Carlos Arboleda.

Para llevar a cabo un proceso eficiente de la construcción de las losas de entrepisos, se optó por un sistema de prefabricados; el procedimiento consistió en que después de tener las fundaciones listas se realizó la retícula de la primera planta, vaciada In Situ, por medio de formaleta fenólicas. A partir de esta retícula principal se hizo la instalación de prefabricados metálicos. Todo con el fin de formar un entramado dentro de la retícula principal. Acción conocida como Nervios.