Menu

Este sitio web utiliza cookies para optimizar navegación, adaptarse a preferencias de publicidad, realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies

ASEGÚRESE DE VELAR POR LA SEGURIDAD DE SUS TRABAJADORES

La seguridad y salud en el sector de la construcción tiene grandes falencias en este momento. Alrededor del 90% de las construcciones sufren accidentes y no existe personal capacitado en las obras que ayuden a prevenir estos sucesos.


Tampoco las constructoras se preocupan por la vida del trabajador por lo que no pagan estos requisitos de ley, y si lo hacen no es por conciencia, sino por obligación; a pesar de que saben la diversidad de actividades de alto riesgo a las cuales se ven sometidos los empleados en cada etapa del proceso productivo.


De esta forma, muchas empresas limitan el acceso a la seguridad social, no brindan la implementación adecuada de los equipos de seguridad a los trabajadores y tampoco ofrecen una remuneración pertinente por las labores realizadas. Lo que representa los grandes desafíos a cumplir para los próximos años en la industria del país.


Según Higinio Pérez Díaz, presidente del Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Técnicos Constructores, Tecnólogos, Mandos Medios y afines de la construcción (Fecotecmac) en una entrevista para El Heraldo, "es más costoso un trabajador accidentado que pagar su seguridad social". No obstante, aunque lo tienen claro, las constructoras deciden correr el riesgo porque tienen la idea de que ahorran dinero al no realizar estos pagos.


También, la mayoría de las constructoras no entrenan a sus empleados en el curso de trabajos de altura, sino que pretenden que el trabajadores lo realicen por su cuenta aunque esto deba ser un recurso que proporcione la empresa.


Además, deben darle a sus trabajadores la seguridad integral por ley y las herramientas de prevención como el Comité Paritario de Salud Ocupacional (Copaso) encargado de promocionar y vigilar la Salud Ocupacional al interior de las obras para que se adquieran hábitos seguros.


La conciencia de la bioseguridad también depende los trabajadores que deben estar pendientes y concientes de cumplir con los protocolos de seguridad para proteger su vida y salud. Para ello, deben usar todos los elementos como el chaleco, los guantos, el casco, entre otros; cuando estén dentro de la obra.


“A veces creen que es obligación únicamente de la empresa pero no, la decisión de esconder los implementos de seguridad y no usarlos puede costar la salud de los empleados”, y por ende, “la seguridad económica de su familia”, dice Higinio Pérez en una entrevista para el diario El Heraldo.


Otro problema que agrava la situación de la seguridad y la salud de los trabajadores de la construcción tiene que ver con la informalidad que promueve el 70% del sector. El hecho de que los empleados acepten el trabajo informal está provocando que las constructoras no se preocupen por realizar capacitaciones sobre la utilización de elementos de protección.


La ley 100 de 1993 estableció el Sistema General de Riesgos Profesionales para prevenir, proteger y atender a los trabajadores por las enfermedades y accidentes que pueden ocurrir por el trabajo. Ante esto, es importante qure las constructoras se concienticen más sobre este tema que no solo les ahorrará dinero y problemas legales, sino que también lo establecerán como unas empresas concientes y responsables socialmente.

Información tomada de: El Heraldo

Imagen: Alexánder Sánchez

También le puede interesar:

Lo nuevo de Pavco: Tubería de unión rápida con 25% más de resistencia

Conozca cuáles son las quejas de los compradores de vivienda

En un año, 30 toneladas de residuos de PVC y CPVC se han recuperado en Bogotá