Tanto los revestimientos cerámicos de pisos como de paredes requieren de una serie de precauciones y cuidados al momento de su colocación, con el fin de evitar problemas de desprendimiento o daños a corto plazo.

Esto tiene que ver no sólo con la colocación en sí misma de las cerámicas y su posterior protección durante la vida útil sino con algo no menos importante como una correcta ejecución de la base y los adhesivos sobre la cual se van a colocar las baldosas.

Los distintos fabricantes de estos rubros ofrecen una gran variedad de productos y cada vez más específicos para las distintas funciones. Es por ello que siempre es recomendable la consulta y evaluación para elegir el material más adecuado para cada situación en particular.  

El listado de prioridades para asegurarse un buen mantenimiento del revestimiento  también tiene que ver con una mano de obra calificada, con los mejores materiales para una buena adherencia, además de la resolución de su punto más frágil que tiene que ver con la gran cantidad de juntas que se van conformando.

Las filtraciones en la base son las causas más comunes junto a los puntos flojos que producen humedades internas tanto de las mezclas como de los ladrillos durante la ejecución.

Por otro lado, no  realizar una previa y minuciosa verificación de las superficies donde se vayan a colocar revestimientos cerámicos o de cualquier otro material, puede representar  mayores inconvenientes por una escasa adherencia del revestimiento.

Conviene verificar que además de una buena estabilidad mecánica la superficie esté plana, sin desniveles. Esto se puede verificar con una regla de 2 a 3 metros. El defecto de “planeidad” no debería superar los 5 milímetros.

Dentro de las formas más aconsejables de colocación de las cerámicas en revestimientos están la ejecución en capa gruesa de hasta 20 milímetros, en capa fina de hasta 10 milímetros o los encolados simple o doble.

También está el método denominado en capa fina, que se refiere a la colocación sobre soportes planos como revoques, tabiques de cartón yeso, y utilizando mezcla adhesiva de agarre.

Una forma de constatar la estabilidad y dureza de la superficie es rayando con un clavo u otro metal en diferentes puntos. El soporte es duro si la rayadura es superficial.


Henkel, cuenta con un portafolio equilibrado y diverso, siendo líderes en  tres unidades de negocio tanto en el sector industrial como de consumo, gracias a marcas fuertes, marcados en  innovación y tecnología con productos especializados en impermeabilización y nivelación. Si desea más información diligencie el siguiente formulario.