La calidad del agua que se dispone para el consumo está determinada por la calidad de la fuente, el tratamiento que se aplica para potabilizarla, el estado de las instalaciones físicas y de los equipos, la disponibilidad de los recursos necesarios para el funcionamiento de las instalaciones.

Para que su construcción ofrezca un óptimo tratamiento de agua potable debe pensar sus instalaciones de forma universal. Es decir, que usted debe elegir los mejores materiales, pero también debe tener los mejores operarios para que hagan una correcta instalación.

(Le puede interesar: ‘Revise que sus equipos contra incendio estén normatizados’)

Es clave que conozca que para el tratamiento de agua existen dos formas o tecnologías de tratamiento. Por un lado está el tratamiento con químicos y por otro lado el tratamiento biológico.

Al momento de elegir la que más se adecua a sus necesidades, debe evaluar los siguientes criterios, como lo establece el curso de ‘Operación y mantenimiento de plantas de potabilización de agua’ que ofrece el Sena:

  • La calidad del agua cruda.
  • El caudal a tratar.
  • Disponibilidad de energía.
  • Disponibilidad de recursos para inversión, operación y mantenimiento.
  • Disponibilidad de mano de obra calificada.
  • Disponibilidad de materiales para construcción.
  • Aceptabilidad por parte de la comunidad y autoridades locales.

Ignacio Gómez (IHM) cuenta con acompañamiento y asesoría en el diseño de las plantas de tratamiento que más se adecuen a sus necesidades. Adempas, presta el servicio de instalación, monitoreo y mantenimiento. Si está interesado en recibir más información sobre este proveedor, diligencie el siguiente formulario.