De acuerdo con expertos de la construcción de vivienda, el buen ciclo por el que se pasa puede durar entre uno y dos años más.

Como todos los sectores de la economía el de la construcción también presenta ciclos. Es de recordar que en este sector uno de los bajonazos más fuertes fue en 1999, presentándose otro descenso en el 2007, es decir que pasaron siete años entre los dos periodos negativos. Suponiendo que esa periodicidad fuera constante, habría que prepararse para una posible disminución en 2014.

De acuerdo con expertos de la construcción de vivienda, el buen ciclo por el que se pasa puede durar entre uno y dos años más. La proyección de ventas para diferentes constructoras, es vender más unidades entre 2012 y 2013, por lo tanto hay que aprovechar este momento. Algunos de los obstáculos conocidos, para la construcción de vivienda eran las suspensión del subsidio a la tasa de interés hipotecaria, que afortunadamente fue reactivado por el Gobierno recientemente, y la falta de tierra disponible para construir, que continúa.

Pero hay otras amenazas, como la demora que presentan las empresas de servicios públicos en los tiempos de aprobación o de recibo de las obras. Por ejemplo en la capital del país para que un plano de acueducto, de redes hidrosanitarias, sea aprobado por la empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá puede pasar hasta un año. También habría otra dificultad si aparecen nuevas normas como la Retie, que incrementan los costos y el proceso de construcción. Un claro ejemplo de que se debe estar alerta, es que el sector constructor acumuló un área aprobada de 5,8 millones de metros cuadrados entre enero y abril de este año, presentando un 22,4 por ciento menos que lo licenciado durante el mismo periodo del 2011.

De acuerdo con Jorge Bustamante, Director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, de este metraje, 4,3 millones correspondieron a vivienda y 1,5 millones a otros destinos. Por otra parte la la inversión en obras civiles tuvo un descenso de 8,1% para el primer trimestre. Una de las causas sería el cambio en 2011 del régimen de contratación, ya que antes se pagaba un anticipo del 30% o 40%. y quedó establecido que es solamente del 10%. Lo importante ahora no es preocuparse, sino ocuparse en buscar estrategias que permitan utilizar el dinero que se obtenga en estos años de vacas gordas, para cuando lleguen la vacas flacas, y de esta manera poder mantener un ritmo en la construcción que permita que sigua jalonando la economía colombiana.