Ante las diferentes dificultades que se le pueden presentar a los constructores nacionales para obtener el preciado líquido, la explotación de agua subterránea puede ser una solución.

El agua subterránea es una alternativa para responder a la necesidad del recurso hídrico. Dependiendo de los requerimientos funciona como fuente hídrica principal, en aquellos lugares donde no hay acceso a agua superficial o en los que la distancia de conducción es muy costosa.

También aplica como plan de contingencia en el caso que las fuentes principales colapsen, o como fuente complementaria si el agua superficial no responde totalmente a la demanda que se tiene del recurso. Hace más de dos o tres décadas donde hay disponibilidad de aguas subterráneas, han sido solución para los constructores.

En la Sabana de Bogotá algunos municipios se han abastecido de este tipo de agua, al igual que condominios de la capital colombiana, y en otras poblaciones del país, es su única fuente de agua. Hay que estudiar la disponibilidad del almacenamiento de agua subterránea, es una alternativa para la vivienda, para la construcción, manifiesta Carlos Molano Cajigas, experto académico en aguas subterráneas y Gerente General de Hidrogeocol.

Puntos para explotación del agua subterránea

  • Iniciar con estudios serios realizados por especialistas.
  • Escoger una compañía perforadora con experiencia, certificada, con capacidad operativa y altos estándares de calidad.
  • Tramitar los permisos ante las autoridades ambientales y operar el sistema de pozos de forma responsable y sostenible para preservar el recurso.

Tiempo de explotación

El tiempo que puede abastecer una reserva de agua subterránea a una comunidad, cuando se hace su explotación con lo que se llama el rendimiento seguro sostenible, es permanente. Si falla el pozo es por cuestiones mecánicas de oxidación, no por la falta de agua. Donde no hay muchas reservas de agua, puede durar desde unos cuantos años, hasta más de decenas de años en agotarse las reservas, pero se debe planificar de tal forma que no se agoten, asegura Molano.

Además el experto académico en aguas subterráneas, indica que para realizar ese tipo de explotación se necesitan, buenos estudios hidrogeológicos e hidrológicos, y una buena construcción del pozo. Que realmente se haga de una forma técnica que garantice, que hay paso directo entre el acuífero (es el estrato o formación geológica permeable que permite la circulación y el almacenamiento del agua subterránea por sus poros o grietas) y el mismo pozo, que no haya pérdidas, ni taponamientos, situaciones que a veces se presentan, señala Molano.

Por su parte Mauricio López, Director Técnico de la Asociación de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones ANDESCO, opina que en la cultura del riesgo el tema de las aguas subterráneas adquiere en Colombia, un valor absolutamente preponderante. Puede ser más barato extraer el agua de abajo que traerla de lejos, pero bajo el principio esencial que no puede llegarse a niveles de sobre explotación en los acuíferos, porque son en la práctica depósitos, tanques, que requieren ser manejados adecuadamente, expresa López.

Recomendaciones

No hay que explotar los acuíferos superficiales. Tener cuidado de no bombear de estas zonas, no instalar filtros en ellas, ponerles los respectivos sellos, y explotar realmente las zonas que son.

Carlos Molano Cajigas, experto académico en aguas subterráneas

Beneficios de la explotación del agua subterránea

  • Normalmente requiere inversiones menores que la captación, conducción y tratamiento de fuentes superficiales
  • Valoriza la tierra y hace productivas zonas cercanas.
  • Permite construir sistemas modulares para ampliarlos de acuerdo con los requerimientos.
  • No se afecta en los periodos largos de verano.
  • No se enturbia en el invierno permitiendo mantener estándares en los procesos de tratamiento en caso de requerirse.
  • Es una solución rápida de construir (máximo 3 meses) y se puede adecuar a las necesidades del desarrollo urbanístico, en cuanto a ubicación y paisajismo.
  • Por lo general el agua subterránea es de mejor calidad bacteriológica.

Requisitos legales

Un constructor para realizar este tipo de explotación debe hacer un estudio geoeléctrico, y tramitar el permiso de exploración de agua subterránea ante la autoridad ambiental correspondiente, (Corporaciones Autónomas Regionales, secretarías de medio ambiente o sus equivalentes en las zonas urbanas).

Las constructoras interesadas en realizar este tipo de explotación, tienen que dirigirse a las Corporaciones Autónomas Regionales, diligenciar un formulario que dan para la perforación, si es necesario hacerlo, y luego se llena otro formulario para la concesión.

Previo permiso de la Corporación pueden hacer la perforación y el uso del agua subterránea, explica Óscar Alberto Villalba Torres, Asesor de la Dirección de Programas del Viceministerio de Agua y Saneamiento Básico, del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Principales reservas en Colombia

En general a lo largo y ancho del país se tiene la posibilidad de explotar agua subterránea. Como se ha dicho anteriormente para determinar potenciales en zonas específicas, se deben realizar los estudios hidrogeológicos, para determinar el alcance de una solución basada de agua subterránea. En el estudio nacional de agua de 2010 realizado por el Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, se ven las zonas con acuíferos potencialmente productivos.

Equipos e inversión

En el país existen empresas dedicadas a la Perforación de Pozos Profundos que cuentan con equipos (taladros) adecuados según las características del proyecto. La inversión se determina con el resultado del estudio según la profundidad del pozo, características del terreno y el diseño final en términos de materiales y especificaciones, de acuerdo a la recomendación que haga la empresa perforadora.

Dependiendo de la profundidad del pozo varían sus costos, un pozo somero puede costar $50 millones, y un pozo profundo de más de 500 metros, más de $1000 millones, dependiendo mucho del diámetro, del caudal. Firmas constructoras responsables con técnica, que estén explotando aguas subterráneas, no es que haya muchas, pero se está haciendo alguna labor importante, afirma Molano.

Colombia puede ser un grandísimo exportador de agua, si se maneja adecuadamente con un esquema absolutamente sostenible, porque hay claras ideas de que en algunos países de la Península Arábiga, ya la situación es dramática y de pronto la única alternativa sería importar agua a través de buque tanqueros.

Mauricio López,

Director Técnico de la Asociación de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones ANDESCO