Teniendo en cuenta la premisa de que en un país los primeros síntomas de una recesión, se sienten en la construcción, Revista En Obra quiere medir el comportamiento de este macrosector de la economía colombiana, a través del Termómetro Constructor, en el cual el lector encontrará el resultado de una encuesta que se hizo a 100 actores de la construcción nacional.

A la pregunta sobre cómo sentían la situación económica del país, con respecto al año pasado (Gráfico 1), el 49% respondió que buena, seguidos por el 43% para quienes es regular, el 6% la percibe como mala y un 2% la encuentra excelente.Estos resultados indican que la construcción aunque pasa por un buen momento, para un gran porcentaje de los encuestados ha desmejorado, sin llegar a ser del todo negativa.

Con respecto al periodo en el que piensan que disminuirá el auge de la construcción en Colombia (Gráfico 2), el 27% responde que finalizando el 2014, el 25% que terminando el 2013 y el 13% que al final del 2012. Un 35% señala otro periodo, entre los que se destacan final del 2020 con 9% y terminando el 2015 con %7.Es decir que como se había manifestado en la editorial de la edición anterior, los constructores deben ahorrar en estos años que quedan de vacas gordas, y empezar a crear nuevos modelos de negocio, como la cooperación entre constructoras, para mantenerse vigentes en el mercado.

Con respecto a los sectores del macrosector de la construcción donde ven mejores oportunidades de negocio en los próximos años (Gráfico 3), un 33% contestó que en la construcción de obras residenciales, el 31% que en el desarrollo de obras civiles, el 14% le apuesta a las edificaciones para oficinas, un %6 se va por la adecuación de obras; de igual manera lo hace un 6% que encuentra oportunidades en los centros comerciales y un 5% se la juega por la construcción de hoteles.

Así las cosas, acorde con la política para vivienda del Gobierno, el sector más prometedor es el de las obras residenciales y el que resulta menos atractivo el de los hoteles.