El Viaducto del Manglar ha sido reconocido como ejemplo de construcción y un hito para la ingeniería colombiana.

La construcción de este Viaducto, que es el más largo de Colombia y el tercero en Latinoamérica, estuvo a cargo de la Concesión Costera, conformada por las firmas MHC Ingeniería y Construcción de obras civiles S.A.S, Constructora MECO S.A. Sucursal Colombia, Constructora Colpatria S.A. y Castro Tcherassi S.A.

Componentes del proyecto

La estructura que se encuentra en operación en sentido Cartagena – Barranquilla, reduce hasta en un 50 % los tiempos de recorrido para entrar y salir de Cartagena por la Vía al Mar, su longitud es de 5.4 kilómetros en total, de los cuales de 4.73 km se encuentran sobre el espejo de agua de la Ciénaga de la Virgen y 360 metros pertenecen a un retorno. Cuenta con dos carriles de 3.65 m y bermas internas y externas de 1.80 m y una altura promedio sobre la Ciénaga de 7 m.

Los elementos estructurales pilotes, vigas y cabezales, fueron prefabricados en hormigón de alta resistencia, en un complejo de producción en tierra e instalados utilizando un equipo especial de montaje con dos vigas lanzadoras de 650 toneladas de peso cada una, la cual no requería acceso desde el suelo y se desplazaba sobre los mismos apoyos que se iban ejecutando.

Además y con el fin de obtener un viaducto ambientalmente sostenible, se implementaron cuatro estrategias principales para complementar el sistema constructivo:

  1. Un sistema de drenaje que retiene los sedimentos y grasas (125 tanques sedimentadores), lo que evita la caída directa a la Ciénaga
  2. El uso de energía solar para la iluminación (323 paneles led).
  3. La instalación de geobloques con material reciclable para la conformación de los terraplenes.
  4. El uso de asfalto con caucho reciclado para minimizar la incidencia del ruido en las zonas de anidación de aves.

Sistema constructivo: Top Down

Reducir el tiempo de ejecución de la obra y generar un menor impacto ambiental fue la apuesta de este novedoso método que garantizo el éxito de la obra.

Por primera vez en Colombia, una obra de este tipo se trabajó simultáneamente en los dos extremos. Esta tecnología es traída de Italia llamada sistema Top Down, de arriba hacia abajo, permite construir desde los dos lados hasta unir los dos frentes con la cual se redujo la afectación sobre la ciénaga y el manglar de 5.13 a 0.28 hectáreas, efectuando solo el aprovechamiento de las zonas de hincado, e instalación de los pilotes.

Gracias a la implementación de esta tecnología se logró evitar la ocupación en la Ciénaga; retirar manglar en áreas diferentes a los puntos de apoyo; rellenos; tablestacado (pantalla) y excavaciones.

Reconocimientos

  • La Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros UPADI le entregó el Premio Panamericano de Desarrollo Sostenible “Luis Wannoni Lander”.
  • Premio Nacional de Ingeniería y el
    Premio Nacional Ambiental, Germán Gómez Pinilla, otorgados por la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Responsable con el medio ambiente

44592046862 50b7e84191 oSegún reportó Concesión Costera*, una de las prioridades en la ejecución de la obra fue la preservación del medio ambiente y dar cumplimiento a los lineamientos planteados en la licencia ambiental, para esto el concesionario ejecutó un plan de manejo ambiental con acciones encaminadas a proteger el manglar, la ciénaga y las especies de fauna presentes en este ecosistema con medidas preventivas de seguimiento y monitoreo, algunas de mitigación y otro de compensación. Semanalmente se realizaron monitoreos de avifauna para hacer seguimiento al comportamiento de las aves.

Para el hincado de los pilotes se instalaron barreras antiturbidez con el fin de contener el material que quedaba suspendido en el agua, el cual era retirado una vez las partículas volvían al fondo de la ciénaga, lo que evitaba la dispersión al resto del agua y la afectación a los peces. El agua es uno de los factores más importantes por lo que trimestralmente y en algunos casos quincenalmente se monitoreó su calidad con seguimiento a los macroinvertebrados, sedimentos y profundidad con batimetrías.

En su en cuanto al aire y al ruido se monitoreó en puntos estratégicos y sensibles para la comunidad aledaña al proyecto encontrando que no se superaban los valores máximos permisibles según la legislación nacional.

Para el cuidado de la fauna silvestre se restringió el paso sobre la vía, con el audio ahuyentamiento de los animales, tanto en zona terrestre como acuáticas y en algunos casos reubicándolos y trasladándolos hacia lugares más seguros, lejos de la zona de intervención de obra.

Los resultados de todas estas actividades evidenciaron el compromiso ambiental.