El sector de infraestructura representado en gran medida por el programa de vías de cuarta generación (4G) da avances en su estructuración.

Colombia en 2018 logro una mejora significativa de todas las variables que componen el Índice de Desempeño Logístico, sin embargo al país le falta para estar a un nivel comparable a escala mundial.

A pesar del incremento en la inversión en infraestructura, el avance del país es leve en calidad de la misma, según el último Índice Global de Competitividad del WEF, Colombia obtuvo una calificación de 47,8 sobre 100 en el índice de conectividad de carreteras, y frente a países de referencia solo supera a Malasia. El bajo comportamiento de este indicador se explica en parte porque la inversión va rezagada frente a la prestación del servicio.

Colombia frente a países de referencia: aunque supera a Argentina Perú y el promedio de América Latina, se encuentra por debajo del resto de países y del promedio de los países de la OCDE.

Las mismas obras crean afectaciones en la calidad del servicio debido a la necesidad de uso de desvíos, cierres parciales y totales, y transporte de maquinaria y equipo. Situación que se prolongará al menos cinco años más a raíz, principalmente, de la ejecución del programa 4G y de otros proyectos de gran envergadura, afirma el informe.

Es evidente que la prioridad se le ha dado al desarrollo del modo carretero, el cual es necesario pero no suficiente frente a los requerimientos del país en materia de conectividad. Mientras que la inversión en carreteras llegó en promedio a niveles superiores al 1 % del PIB entre 2002 y 2017, la inversión en modos como el férreo y el fluvial fue del 0,07 % y 0,03 %, respectivamente, para el mismo periodo.

Principales proyectos de infraestructura

Los proyectos de 4G para el país engloban la estrategia fundamental del desarrollo en material vial y de conectividad y se han ido planteando a través de etapas: la primera ola con nueve proyectos que sumaban 1.104 km, segunda ola con 1.780 km, tercera ola con dos proyectos de 195 km y la iniciativa privada (IP) con 10 proyectos de 1.978 km, para un total inicial de 30 proyectos que suman una infraestructura longitudinal de 5.058 kilómetros.

La creación de instituciones como la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y la Financiera de Desarrollo Nacional (FND), han demostrado el compromiso del estado en la modernización de la infraestructura.

Manuel Felipe Gutiérrez, viceministro de infraestructura expuso, durante el Foro “Obras que mejoran la competitividad” del diario la República, que de estos proyectos uno se cayo y quedan en vigencia 29, el gobierno actual viene planteando una estrategia para concluir los proyectos “heredamos un programa de 4G, pero se decidió empezar a tomar decisiones y reactivar los proyectos para sacar adelante, la situación era tal que de los 29 proyectos 9 estaban paralizados y los cierres financieros se empezaron a caer con demandas para la ANI. Por lo que se decidió crear el cuarto de reactivación económica que permitió destrabar los proyectos y/o lograr cierres financieros para el 70 % de los proyectos. Actualmente, se ha logrado la meta con 15 proyectos adicionales, lo que significa 21 proyectos reactivados”. explica.

Transparencia y competencias en los proyectos

Con la Ley 1882 de 2018 el Gobierno nacional adoptó documentos tipo para pliegos
de condiciones en procesos de obras públicas, interventoría para las obras públicas, interventoría para consultoría de estudios, diseños para obras públicas y consultoría en ingeniería para obras. Esta normatividad dispuso que estos serán utilizados por todas las entidades sometidas al Estatuto General de la Contratación de la Administración Pública.