Hay varios componentes que hacen del edificio 81 11 un proyecto único en el país, por una parte está su diseño que apuesta por nuevos métodos de construcción y la ubicación donde se desarrolló que tiene un gran valor comercial.

El hecho de que este edificio ubicado en la Calle 81 con Carrera 11, uno de los principales corredores viales de Bogotá, haya sido concebido por sus inversionistas para renta y no para venta, hace que fuera pensado para una larga vida, para que la administración del proyecto fuera mucho más fácil y eficiente.

Por tal razón se implementaron medidas para ahorro de energía, reutilización de aguas lluvias y manejo eficiente de ascensores y transporte vertical, entre otras.

“Construir para rentar es un negocio en el que puede que no se obtengan rendimientos inmediatos, pero se mantiene un flujo constante de ingresos durante la vida útil del proyecto e incluso se incrementan los ingresos a medida que se genera una valorización”, señala Pablo Ruiz, coordinador de proyectos en SRC Ingenieros Civiles, constructora encargada de la obra.

El diseño del edificio 81 11 es bastante especial porque es el primer sistema estructural diagrid en concreto, de gran tamaño. Se compone de unas columnas diagonales en toda la fachada del edificio que le dan un muy buen comportamiento sísmico.

“El sistema diagrid además permite no tener tantas columnas al interior de la planta, generando espacios libres muy amplios, para que la distribución interior sea lo más eficiente posible”, indica el coordinador de proyectos en SRC Ingenieros Civiles.

De los 12 pisos del edificio, los dos primeros son de comercio, del piso 3 al 11 el uso es para oficinas, y el piso 12 está destinado para restaurantes especializados. Además el proyecto cuenta con 4 sótanos de parqueadero público, de los cuales 2 son de altura sencilla y 2 tienen sistema de duplicadores, brindando gran flexibilidad a los inquilinos del edificio.

Retos constructivos

El proceso constructivo tuvo dos grandes retos, uno fue la construcción de los sótanos, ya que la zona de Bogotá donde se desarrolló el edificio tiene unas arcillas que son bastante complicadas de manejar en la excavación de multisótanos; para lograr construir cuatro sótanos, de los cuales dos son con duplicadores se llegó a una profundidad de excavación de aproximadamente 18 metros.

“Hubo que hacer unas pantallas que llegaron incluso a 60 metros de profundidad contra la Carrera 11, con un concreto especial larga vida y de bajo filtrado para que fueran fundidas homogéneas; se realizaron bastantes sistemas de control de calidad para que las pantallas funcionaran adecuadamente”, dice Ruiz.

Además en el proceso de excavación se utilizó el sistema Top Down, mediante el cual se logró ir excavando los sótanos a medida que se iba subiendo la estructura en los pisos de arriba.

El otro gran reto de la obra fueron las columnas diagonales, que requirieron un diseño y una formaleta especial donde se usaron modelos tridimensionales y un control con topografía, con inclinómetros, con temperatura del concreto para estar seguros de que las columnas iban a quedar bien fundidas.

“También se usaron mezclas de concretos especiales, autonivelantes y autocompactantes para poder calcar bien toda la geometría de estas columnas”, afirma el coordinador de proyectos.

El Edificio 81 11 además cuenta con un sistema que permite reducir la ganancia calórica de los pisos por la irradiación solar, evitando el uso excesivo de aires acondicionados, y proporciona una excelente atenuación acústica, reduciendo al mínimo la percepción de ruido al interior de los espacios.

Por otra parte, la edificación tiene un sistema de ventilación mecánica que inyecta aire fresco de la cubierta a cada uno de los pisos, con pequeñas rejillas en fachada que permiten una renovación constante del aire para mantener a los usuarios en las mejores condiciones ambientales. La tasa de renovación del aire es cercana al 40 % cada hora, muy por encima del estándar de calidad para edificios de oficinas.

Sing

Reconocimientos al proyecto

81 11 es innovador y con un diseño de talla mundial, representando un icono para el segmento de oficinas premium. En el evento XI BIAU, (Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo) en Paraguay, que recoge la mejor arquitectura de los 22 países que conforman Iberoamérica, el edificio a nivel arquitectónico quedó entre los finalistas, como resultado del trabajo desarrollado por Taller de Arquitectura de Bogotá, Arquitectos Daniel Bonilla y Marcela Albornoz.

Así mismo, durante la versión 21 de los Premios FIABCI a la Excelencia Inmobiliaria en Colombia, Base Property Group desarrollador del proyecto recibió el galardón en la categoría de Oficinas, resaltando que el proyecto se encuentra en proceso de certificación LEED en la categoría Oro.