Para varios constructores el 2017 será un año positivo para el sector. Revista EN OBRA, consultó a Luis Aurelio Díaz, gerente general del grupo empresarial Oikos, quien habló sobre situación actual y proyecciones.

EN OBRA: El sector de la construcción advierte una avalancha de denuncias por el tema de licenciamiento. ¿Qué opina usted ante esto?

Luis Aurelio Díaz: más que una avalancha de demandas, es importante que los nuevos decretos de renovación urbana se miren con mucho cuidado y se haga un mejor manejo de liquidación de la plusvalía. Gran parte de lo que se ha logrado hasta la fecha es que los constructores busquen y comprometan sus patrimonios y sus recursos en la renovación urbana, pero esto se puede ver menguado o frenado porque las plusvalías sean excesivas y vuelvan inviables los proyectos.

EO: ¿Está costando más la plusvalía que el propio terreno?

L.A.D: si, desafortunadamente está costando más. Definitivamente no creo que hay que conocer mucho del sector para saber que esto tiene que ser replanteado, para darle viabilidad a los proyectos.

EO: ¿Tienen proyectos paralizados en este momento?

L.A.D: no, pero si existe la incertidumbre de cómo se van a liquidar las plusvalías y hasta que no sean materializadas, esto pasaría a ser una preocupación. Esperamos que este tema se aclare en los próximos seis meses, para que de esta forma podamos ayudar al distrito con todos los proyectos que se vienen pero que sean viables para el sector privado.

EO: ¿Qué tanto ha afectado la reforma tributaria?

L.A.D: con los ajustes que se hicieron, la Vivienda de Interés Social (VIS) no tienen ningún efecto, ya que esto se replanteó en la reforma tributaria, lo cual es bueno porque protege la VIS y es ahí en donde hay déficit.

En estratos medios, vamos a tener un tema más de costos para el constructor, porque subirá el IVA y, a nivel presupuestal, esto tendrá unos ajustes que se verán reflejados en los precios finales. En estratos altos con viviendas de 800 millones de pesos, el IVA que se generará es un pequeño porcentaje (5%) y no será tan impactante.

EO: ¿Cómo será la dinámica Bogotá- Cundinamarca el próximo año?

L.A.D: a nivel Bogotá va a estar buena, jalonada por el tema de infraestructura por todo lo que está haciendo la alcaldía y eso hace que se traiga inversión extranjera e inversión local. En los municipios cercanos, se tendrá un dinámica que dependerá de la apertura, la claridad y la velocidad en medida en que los alcaldes puedan resolver los problemas de infraestructura y de servicios públicos.

El sector privado está enfocado desde mucho tiempo atrás en desarrollar la sabana, pero nosotros esperamos que haya un cambio de actitud para que se puedan resolver los problemas que se han identificado en las alcaldías locales de cada municipio.

EO: ¿Cuál es el balance final del 2016?

L.A.D: fue un año positivo donde las compañías por ser una año más lento tuvieron la posibilidad de revaluar, verificar procesos, decantar el sector y vinculación de personas al sector.

EO: ¿Considera que un dólar alto es positivo?

L.A.D: a nosotros como constructores, el dólar alto nos afecta porque hay gran parte de materiales que son importados, generando incrementos importantes en los presupuestos. Pero creemos que un dólar a 2.000 pesos no es lo ideal para el país. Creemos que 2.600 pesos puede ser interesante, porque logra mantener unos costos de lo importado de manera prudente, pero también logra darle la oportunidad a los exportadores de que sean competitivos con lo que están haciendo en otros países.