Durante la pandemia por el COVID-19 muchos de los proyectos de la construcción se han estancado por las medidas de los gobiernos para evitar la propagación del virus, sin embargo, otras construcciones como los hospitales han tenido que acelerar su ejecución.

Por esto, aquí les traemos cuatro consejos que pueden ayudar a garantizar que los equipos y los recursos se utilicen mejor durante y después del confinamiento.

  1. Considere la eficiencia y la viabilidad. Cada proyecto de construcción enfrenta un conjunto variado de impactos y desafíos. Para algunos, será mejor suspender el trabajo internamente para preservar mejor los recursos, mientras que otros verán una nueva vida con necesidades cambiadas y riesgos reducidos para los trabajadores, conductores y peatones. Ser flexible también puede ayudar a reducir las reclamaciones de los contratistas más adelante.
  2. Establecer un plan a futuro. Prepararse para incorporar las medidas de distanciamiento social requeridas y para adaptarse cuando los trabajadores, los suministros o el equipo estén menos disponibles requerirá nuevos planes para proyectos y otros que dejen espacio para una mayor flexibilidad.
  3. Asigne códigos de actividad de cronograma específicos de COVID-19. Parte de la implementación exitosa de nuevos planes es poder rastrear las variaciones desde la línea de base. Un registro más claro de tipos específicos de trabajo permitirá a los gerentes de proyecto escalonar mejor los cambios y el trabajo comercial para mantener los sitios más saludables y reducir las interrupciones adicionales.
  4. Actualice y revalúe el plan de trabajo y el cronograma del proyecto. Los planes y el progreso deben reevaluarse regularmente para que el trabajo pueda continuar. Asumir que el impacto de la pandemia se mantendrá consistente es preparar un proyecto para mayores dificultades en las fases posteriores. No se puede esperar que los trabajadores, suministros o equipos sigan en el mismo esquema de trabajo, se debe reevaluar cada punto para optimizar su labor.

Le puede interesar: Oficinas y lugares de trabajo, cómo prepararse para la reapertura