Las estadísticas de crecimiento de la población mundial pintan un futuro prometedor para el sector constructor. En el mundo, la construcción es uno de los sectores industriales más grandes. Representa más del 11% del PIB mundial y se espera que crezca al 13,2% para 2020, según la PricewaterhouseCoopers (PWC).

A pesar de esta fuerte demanda, la industria tiene grandes desafíos como productividad, rentabilidad, desempeño, trabajo y sostenibilidad. Las empresas que enfrenten estos desafíos, estarán preparadas para un crecimiento significativo.

 

Reto #1: Baja productividad y rentabilidad

Las barreras de entrada en la construcción son bajas, lo que crea un mercado saturado y con fuerte competencia. Esta competencia está reduciendo las márgenes de beneficio y limitando la reinversión esencial en nuevas tecnologías y mejores prácticas comerciales.

La productividad laboral estancada de la construcción está agravando este problema. Mientras que otras empresas industriales se han beneficiado de un aumento del 100% en la productividad laboral, la productividad dentro de la industria de la construcción se ha mantenido estancada en los últimos 50 años.

“El 63% del tiempo de mano de obra directa en proyectos de megaconstrucción se gasta en esperar materiales y equipos, viajar al área, tomar descansos tempranos y planear cómo hacer el trabajo”. Estudio de la Asociación de Propietarios de Construcción (COAA).

 

Reto #2: Rendimiento del proyecto

Las oportunidades en la construcción están creciendo en la misma medida que la complejidad del proyecto. Dado que las empresas ya operan bajo márgenes de ganancia muy finos, una sola ‘sorpresa’ de producción puede anular los beneficios de toda la empresa.

La complejidad del diseño agrava este problema. A medida que los diseños se vuelven más grandes y requieren una mayor eficiencia, las empresas de construcción luchan por mantenerse al día.

“Solo el 30% de los grandes proyectos en la industria energética se entregan dentro del presupuesto, y solo el 15% de los proyectos se completan a tiempo”. Estudio de Accenture.

Reto #3: Escasez de mano de obra calificada

La industria de la construcción se prepara para una reducción drástica en la fuerza de trabajo. Los Contratistas Generales Asociados de América (AGC) encontraron que el 74% del total de encuestados cree que hay una disminución en los oficios especializados, y el 53% dijo que no podían contratar a profesionales de la construcción, como supervisores, estimadores e ingenieros.

Para 2020, se espera que los millennials representen la mitad de la fuerza de trabajo global, muchos con poca o ninguna experiencia o interés en la industria de la construcción.

La combinación del aumento de la complejidad del proyecto y la disminución de la experiencia es un multiplicador de riesgo que aumenta los problemas de construcción de calidad y la preocupación de seguridad de los empleados.

Reto #4: Sostenibilidad

La industria de la construcción es el principal consumidor mundial de materias primas. La industria genera entre el 25% y el 40% de las emisiones de carbono del mundo. Este volumen de utilización de recursos naturales no es sostenible y podría comprometer el medio ambiente en aras del crecimiento.

El cambio climático y la gestión del agua son dos cuestiones ambientales que plantean un desafío cada vez mayor para la industria de la construcción. Alcanzar objetivos para la reducción global de las emisiones de dióxido de carbono será un desafío importante para la energía de la construcción en países de rápido desarrollo.

La planificación inteligente y el diseño sostenible podrían reducir el consumo de energía y la contaminación, pero requieren un nuevo enfoque para la gestión del proyecto.

 

(También le puede interesar: Para el año 2030 el país debe contar con edificaciones sostenibles)

 

Futuro digital

La industrialización de la construcción y la aplicación de la tecnología de fabricación comprobada y las mejores prácticas ayudarán a las empresas a generar resultados confiables y mejorar los márgenes. La digitalización aumentará la productividad y eliminará los desechos.

El resultado final: una industria más productiva y rentable que construye activos más sostenibles. Las empresas de construcción deben tomar medidas ahora para unirse al futuro digital y mantenerse por delante de la competencia, o arriesgarse a quedarse atrás.

 

Fuente: http://www.digitalistmag.com