Según las aseguradoras Marsh, Mapfre y Zurich, la peor consecuencia de los errores de planeación y ejecución de un proyecto es la pérdida total de la cobertura del seguro contratado. No es el aumento de la póliza, sino el cese del servicio, el que puede colocar en riesgo la culminación de un proyecto.

Por eso, para que no le pase a usted, conozca a continuación los errores más comunes que suelen tener las construcciones cuando las aseguradores inspeccionan su obra:

No revisar el transporte de la maquinaria y el lugar donde es alojada

Es importante verificar los cálculos del suelo y las condiciones del subsuelo para saber si son adecuados para el funcionamiento de maquinaria pesada que muchas veces opera con cargas dinámicas y de vibración.

Se recomienda estar realizando una costante revisión a las máquinas durante la obra e incluir en la cobertura de las aseguradoras posibles imprevistos durante los translados de equipos. Sin esto, se puede adquirir importantes pérdidas.

No se tiene en cuenta las instalaciones

Generalmente, los constructores no suelen preocuparse por las instalaciones secundarias o equipos de servicio como las líneas de gas, el vapor, los tanques de gas y la electricidad. Sin embargo, de su  ubicación depende que no ocurra una emergencia por la combinación de agua con corriente, por ejemplo. Esto le brinda seguridad a las personas que habitan un lugar.

Catástrofes

Los constructores suelen pensar que una construcción no está expuesta a eventos catastróficos como los sismos, las innundaciones o precipitaciones, por lo que no se fijan si un terreno es adecuado o no para construir de cierta manera.

Sin embargo, si sucede la catástrofe, impacta más en la póliza que los otros errores de construcción. Sobre todo porque son difíciles de controlar. De ahí, que sea importante desarrollar diseños sísmicos y demás, para evitar estos problemas que pueden acabar con la vida de muchas personas y generar importantes pérdidas.

Tener retrasos en el cronograma

Es importante analizar las extensiones de la póliza y tratar de negociar con las aseguradoras la cobertura adicional para que no se incremente en un 50% más de lo que ya se había pagado. Si no lo reporta, corre el riesgo de tener penalizaciones o sufrir un desfalco en su bolsillo al tener que comprar un seguro adicional.

No contratar a los profesionales calificados

Muchas construcciones subcontratan actividades por medio de contratistas que no están calificados y que no han sido reportados en la compañía de seguros. Esto puede ser motivo del cese de la responsabilidad de la aseguradora, por eso es importante revisar el programa de proveedores y subcontratistas para identificar los riesgos, y que exista un respaldo para el contratista principal.

Comprar malos materiales

Las empresas deben asegurarse de cumplir con los estándares de calidad de los materiales. No importa si esto implica gastar más dinero, ya que esto es lo que va a permitir que su construcción sea segura. Por eso, no se puede escatimar en esto.

Las asegurdores suelen amaprar errores asociados al diseño, defectos en materiales y deficiencias en la mano de obra, entre otros; por un tiempo determinado.

Información tomada de: Diario de la Construcción