El pasado 8 de marzo de 2018, el Presidente Donald Trump, aprobó la barrera arancelaria al acero en Estados Unidos, argumentando que el acero y el aluminio socavan su seguridad nacional pues afectan la supervivencia de los fabricantes estadounidenses.

 

(También le puede interesar: Que no le metan acero de contrabando)

 

 

Ahora, los empresarios del acero denunciaron que están teniendo grandes pérdidas por cuenta del ingreso al país del material, sin los requisitos legales, provenientes de Venezuela.

Según las cifras de la Cámara Colombiana del Acero, la empresa Sidor, produce 300.000 toneladas de acero al año que no logran venderse en Venezuela, pues no hay demanda suficiente. Pero, aún así, se incrementó la planta de trabajadores.

“Lo que hace el contrabandista es que aprovecha las dos tasas de dólar que hay en Venezuela. Con el dólar negro va a la fábrica y compra a tasa oficial el acero, le sale muy barato, lo introduce en Colombia y lo vende rápido. El contrabandista debería hacer la devolución de las divisas por medio del Banco de La República, pero no lo hace. Es un delito fiscal”, aseguró Andrés Ramírez, director de Camacero.

ACERO

¿Qué proyectan para 2018?

Andrés Ramírez asegura que el acero viene de un año malo , y este año depende en gran medida de quién quede presidente, porque hay candidatos con más propuestas de infraestructura que otros. “En el primer trimestre, el sector se reactivó, los empresarios están más optimistas, pero mientras pasan las elecciones, veo un 2018 muy parecido al de 2017 en consumo, producción e importaciones”.

Fuente: La República