ofertaydemanda

IPVU se encuentra 32,6% por encima del promedio histórico, y el IPVN 88%

 

El bajo dinamismo reciente en la actividad constructora que se vislumbra en los indicadores de empleo en el sector, número de áreas licenciadas, cantidad de despachos de cemento gris y el nivel del crédito hipotecario puede estar inducido por choques adversos en la oferta y/o en la demanda. Aunque el resultado es el mismo en términos de producción, no es así en precios.

 

Cuando los choques son asociados a menor demanda, el volumen ofertado se torna relativamente abundante y sus precios caen. Cuando las restricciones son de oferta, los bienes se hacen escasos y sus precios se elevan.

 

En Colombia se ha presentado un incremento sostenido en los precios de la vivienda, que ha llevado las cotizaciones de finca raíz a situarse en niveles que pueden ser considerados sus máximos históricos. En efecto, en términos reales, el Índice de Precios de Vivienda Usada (IPVU) se encuentra 32,6% por encima del promedio histórico, y el Índice de Precios de Vivienda Nueva (IPVN) 88%.

 

Este fuerte aumento en la cotización de la vivienda parece responder a un desequilibrio en las fuerzas de mercado, donde el menor dinamismo viene dado por la oferta y no por la demanda. Vale la pena destacar el caso de Bogotá, en especial de la zona metropolitana, que ha perdido terreno de forma acelerada tanto en la participación que tiene en el total de la oferta de unidades disponibles como en el total de las ventas del país, desde mediados del 2009.

 

Bogotá

La participación de Bogotá en la oferta total de las principales ciudades ha pasado de un valor cercano al 45% en 2009 a ser en diciembre de 2012 el 29%. Lo mismo sucede con la participación en las ventas del total de las principales ciudades, la cual se ha reducido de un 58% en 2009 a un 34% a finales de 2012.