Tras lograr la confirmación de su acuerdo de reorganización empresarial, la constructora AIA inicia el año 2021 con un abono importante a la deuda, las finanzas saneadas y una proyección de inversiones para el desarrollo de su estrategia inmobiliaria en los próximos años.

La Compañía fue admitida al proceso de reorganización empresarial en noviembre de 2017 en el marco de la Ley 1116. El valor de los pasivos restructurados fue de $ 149 mil millones de pesos. El mayor porcentaje de la deuda lo ocupan los pasivos financieros con un valor de $112 mil millones de pesos.

La decisión fue tomada por la Superintendencia de Sociedades tras una votación favorable por parte de los acreedores financieros. El 81.4% de los acreedores con derechos de voto aprobaron el acuerdo, superando significativamente el mínimo exigido de más del 50%.

También le puede interesar consultar nuestra guía de proveedores especializada en materiales para el sector constructor

El plazo para el pago de la deuda en reorganización será de 11 años: el 33% de la deuda se cancelará en el primer año. AIA destinará el 90% de los recursos provenientes de la venta de las acciones en la Concesión Túnel de Aburrá Oriente, transacción firmada con Odinsa en 2019, al pago de obligaciones del acuerdo. En total, durante el primero año la constructora pagará $ 50.500 millones a entidades estatales y a los bancos. Con este pago, ladeuda financiera se reducirá en un 44%. Finalmente, como parte del proceso de reorganización, la compañía establecerá un fondo fiduciario para conformar la reserva para asegurar el pago de sus pensionados por un valor de $ 12,000 millones de pesos.

El acuerdo no solo resuelve el problema de endeudamiento de AIA sino que beneficia de manera importante a los pequeños acreedores, ya que se pactó el pago anticipado a acreedores de cuantías menores a los 20 millones de pesos con un monto total de $ 2,000 millones de pesos en los próximos 3 años, siempre que las condiciones de caja lo permitan. Se espera que 603 de los 829 proveedores de la sociedad, se acojan a este beneficio.

De acuerdo con el presidente de la compañía, Andrés Bejarano, AIA seguirá desinvirtiendo en otros activos de largo plazo, con el fin de enfocar sus recursos en la generación propia de proyectos y el cumplimiento de las obligaciones del acuerdo. “Estamos confiados en que mantendremos el apoyo de los actores del sector financiero, en especial de los bancos y las compañías de seguros que son socios fundamentales en nuestra actividad. Estimamos que las inversiones para los próximos 5 años pueden alcanzar los $ 25 millones de dólares, lo que requerirá niveles de crédito superiores a los $ 35 millones de dólares, para lo cual venimos trabajando con diversos actores financieros nacionales e internacionales”, indicó.

El negocio inmobiliario, la apuesta de AIA para los próximos años

En los últimos años la constructora le ha apostado al desarrollo, promoción y ventade proyectos inmobiliarios propios con aproximadamente 3.200 unidades de vivienda en Bogotá, Cartagena, Medellín y el Eje Cafetero, estrategia que seguirá fortaleciendo en los próximos años. La meta es cumplir con el cronograma de entrega de los proyectos actuales y desarrollar otros nuevos en diferentes ciudades del país, aprovechando así los beneficios que ofrece el Gobierno nacional para la adquisición de vivienda.

En sus más de 70 años de trayectoria, AIA ha estado detrás del diseño y la construcción de las más importantes obras deedificaciones e infraestructura del país. La firma antioqueña ha diseñado y construido centrales hidroeléctricas, aeropuertos, vías,puentes, túneles, plantas de tratamiento de agua, hospitales, edificiosinstitucionales, colegios, universidades, oficinas públicas, centros comerciales,vivienda, entre otros. En total son más de 750 proyectos entregados exitosamente sin haber sido objeto de sanciones, multas o caducidades.

Como la segunda empresa de construcción del país de mayor antigüedad, AIA tiene presencia en todo el territorio nacional. Actualmente, genera 540 empleos directos y alrededor de 2000 indirectos, constituyéndose en un motor de progreso para las regiones donde adelanta sus obras.