Enrique Peñalosa, el nuevo Alcalde electo de Bogotá, señaló recientemente su intención de abolir el Decreto 562 y de plusvalía, aquella que incrementó el valor del suelo.

Por su parte, el Decreto 562 nació bajo la gobernación de Gustavo Petro, el 12 de diciembre de 2014 con el objetivo de crear normas urbanísticas, que establezcan las condiciones para el tratamiento de renovación urbana y de revitalizar el centro de la ciudad.

Este decreto reglamenta en Bogotá “el tratamiento de renovación urbana definido en el POT, estimulando la localización de los habitantes en las zonas centrales, en donde se encuentra la mejor dotación de soportes urbanos de la ciudad, controlando así la expansión hacia los extremos, hacia zonas de inundación y zonas alejadas de los centros de empleo y estudio, como viene sucediendo desde hace varias décadas, contrario a lo establecido en el POT. Así mismo, permite controlar la adhesión de Bogotá con los municipios vecinos” según explica la Secretaría Distrital de Planeación de Bogotá.

Bajo este decreto, fueron aprobados cerca de 441 proyectos que se están realizando actualmente. Sin embargo, una de las principales movidas del electo alcalde Enrique Peñalosa es su anulación.

“Lo vamos a tumbar el primer día, es un decreto antitécnico, que no trata a la ciudad con amor, pues permite casi alturas libres en la mayoría de la ciudad, incluso en barrios con calles estrechas generando un deterioro para la calidad de vida. Además es una renovación que se hace edificio por edificio, no sector por sector. Esto no puede ser solo hacia arriba, tenemos que ver cómo y dónde crece Bogotá”, dijo Peñalosa en una entrevista con Caracol Radio.