Actualmente, existen dos formas de visualizar una inversión inmobiliaria; la primera es buscar una ganancia de capital al comprar un inmueble y después venderlo y la segunda es obtener un ingreso pasivo; es decir un ingreso constante de dinero sin tener que trabajar para conseguirlo.

De acuerdo con el arquitecto Alejandro Castañeda presidente ejecutivo de ACCI s.a.s. compañía especializada en consultoría inmobiliaria: “La inversión en finca raíz en Colombia está evolucionando de manera importante y ahora se encuentran varias alternativas de inversión inmobiliaria que brindan la oportunidad de obtener rentas sin ser dueño de los inmuebles, pero accediendo a la seguridad y rentabilidad inmobiliaria con poco dinero.”

Las alternativas a las que se refiere Castañeda son:

1. Participaciones fiduciarias o Derechos fiduciarios inmobiliarios

Son instrumentos donde una persona natural o jurídica adquiere un derecho o participación sobre un conjunto de bienes inmuebles agrupados en un fideicomiso, que son gestionados por un administrador inmobiliario o un operador hotelero especializado a través de una entidad denominada fiduciaria.

De esta manera, el beneficiario comenzará a recibir una participación sobre las utilidades o rentas que generen los inmuebles y/o el hotel una vez estos entren en operación.

2. Crowdfunding inmobiliario

Esta alternativa, consiste en una red de financiación colectiva, manejada a través de plataformas electrónicas generalmente online. Su finalidad es obtener recursos económicos para financiar un determinado proyecto inmobiliario a cambio de un beneficio económico o participación en el mismo.


"“La inversión en finca raíz en Colombia está evolucionando de manera importante y ahora se encuentran varias alternativas de inversión inmobiliaria que brindan la oportunidad de obtener rentas sin ser dueño de los inmuebles, pero accediendo a la seguridad y rentabilidad inmobiliaria con poco dinero.”"
- Alejandro Castañeda presidente ejecutivo de ACCI

3. Fondos de inversión colectiva inmobiliaria

Son vehículos de captación o administración de sumas de dinero u otros activos, sumado al aporte de varias personas que son determinadas una vez el fondo entre en operación; los recursos son gestionados de manera colectiva para obtener resultados económicos también colectivos.

Los Fondos de Inversión Colectiva sólo pueden ser administrados por sociedades comisionistas de bolsa de valores, sociedades fiduciarias y sociedades administradoras de inversión.

4. Fondos Inmobiliarios de capital privado

Los fondos de capital privado deben ser cerrados, lo cual implica que la sociedad administradora de fondos de capital privado únicamente estará obligada a redimir las participaciones de los inversionistas al final del plazo previsto para la duración del fondo.

Generalmente, la inversión se realiza en bodegas, oficinas, vivienda, hoteles y locales estratégicos donde la compra por parte de un inversionista individual sería difícil y su rentabilidad proviene principalmente de los ingresos generados por los arrendamientos y la valorización generada en la compra y venta de los inmuebles que hacen parte del portafolio.

Una de las claves para acceder a alguna de estas alternativas de manera efectiva es contar con un buen asesoramiento: “En un mercado financiero en el que diferentes activos ofrecen unas rentabilidades muy bajas a los inversionistas, cualquiera de las 4 opciones son alternativas atractivas de inversión inmobiliaria para este año, sin embargo, lo importante es asesorarse debidamente con personas especializadas para llevar a feliz término su inversión.” concluyó el arquitecto.