La contingencia sanitaria provocó la aceleración del mercado inmobiliario, logístico e industrial a nivel global, gracias a la búsqueda de nuevas formas de comerciar e incrementar las ventas, apoyándose en herramientas como el e-commerce y revolucionando los métodos tradicionales.

De esta forma aumentó la búsqueda acelerada de nuevos centros de distribución para suplir la demanda. Se necesitaba contar con inventarios de mercancía en almacenes y aumentar la logística para el despacho de los pedidos a nivel nacional.

Durante el año 2020, de acuerdo con el Censo de Edificaciones del DANE, los precios de las bodegas se dispararon, con un incremento de 16,4 %, el mayor crecimiento registrado desde el 2012, potencializada en el periodo de la pandemia.

Así mismo, se reveló que, de cada $ 100 pesos que facturaban las empresas en Colombia, se destinaban en promedio $ 12,60 para financiar los costos logísticos involucrados en la producción y distribución de sus productos y servicios; donde el principal factor que aportaba al costo logístico era el almacenamiento, con un 46,5 %, donde la necesidad de subcontratación y análisis podía suponerse para las actividades de transporte y almacenamiento.

Lea también: Conozca la alianza entre Amarilo y Origen para impulsar el liderazgo

Apuesta para la Sabana Norte 

De acuerdo con Manuel Torres, Director de Proyectos de Estrategias 2G, compañía de especialistas en el ámbito de la estructuración, gerencia, promoción y construcción de proyectos inmobiliarios a nivel nacional; enfocada principalmente en el desarrollo de proyectos logísticos e industriales: “Para fortalecer la reactivación económica del sector, sobre todo en sectores que están diseñados para el desarrollo de zonas industriales, como la Sabana Norte de Bogotá, le hemos apostado a municipios como Gachancipá, dadas sus condiciones geográficas, beneficios tributarios y disponibilidad de extensiones de tierra que permiten el desarrollo de proyectos industriales y logísticos de gran envergadura”.

Sin embargo, este es un sector que necesita eficiencia y optimización de costos debido a su actividad. Hoy en día, es más eficiente que los activos fijos no sean propios, esto genera liberación de capital de trabajo para ser invertido en la actividad principal del negocio.

Adicional a esto, la estructura de renta de dichos activos presenta beneficios tributarios dependiendo de la estructura de cada compañía. Así que, la opción de contratos de arrendamiento de largo plazo resulta ser la mejor opción para el desarrollo de proyectos industriales y logísticos.

Las compañías reconocen que las actividades logísticas optimizadas mejoran el funcionamiento de las cadenas de suministro y, por tanto, reducen los costos operativos de almacenamiento y distribución.

Esto asegura un nuevo periodo de pujanza para un sector logístico e industrial que se había mantenido estable y ahora crece vertiginosamente con redes de abastecimiento dirigidas por la demanda.

Otros temas de interés: Vuelve Expoconstrucción y Expodiseño 2021 en su formato presencial