El acero es uno de los materiales de fabricación y construcción más versátil y adaptable. Este material combina la resistencia y la trabajabilidad, lo que se presta para diversas fabricaciones. Asimismo sus propiedades pueden ser manejadas de acuerdo a las necesidades especificas mediante tratamientos con calor, trabajo mecánico, o aleaciones. El Acero funde entre 1400 y 1500ºC, lo que permite que pueda moldearse más fácilmente que el Hierro.

Los metales en la construcción

El hierro fue el primer metal que se usó industrialmente en la práctica para las estructuras sustentantes. Poco a poco se fue introduciendo como material de construcción, primero con elementos de fundición y, finalmente, con los elementos tubulares que facilitan la esbeltez de las modernas estructuras metálicas.

Las primeras estructuras metálicas fueron puentes (año 1800), posteriormente se empezaron a construir edificios, por ejemplo, en 1887 se construyó un edificio de 12 plantas en Chicago y en 1931 se inauguró en Nueva York el Empire State Building de 85 plantas y 379 m de altura.

El uso del acero se multiplicó gracias al avance de la metalurgia y a la soldadura eléctrica. La característica fundamental de las estructuras de acero es la simplificación estructural y la esbeltez.

Desde sus primeras aplicaciones en puentes y después en rascacielos, el acero ha ido ganando uso sobre todo en edificios de viviendas y oficinas, aunque el desarrollo de la técnica del hormigón armado lo ha limitado.

El campo de aplicación de las estructuras metálicas es: naves industriales, puentes (de ferrocarril, de grandes luces – mixtos – y para pasarelas peatonales), mástiles y antenas de comunicaciones, cubiertas, depósitos, silos, compuertas de presas, postes de conducción de energía eléctrica, entre otros.

¿Por qué optar por el acero en la construcción?

Seleccionar un material, después de todo, debe ser fruto de reflexión sobre los propósitos de la obra. Conozca a continuación algunas de las razones para utilizar el acero en la construcción de su proyecto.

  1. Costo: una de las prioridades de cualquier proyecto en cualquier industria es reducir los gastos. En la construcción, esta preocupación suele reflejarse en la selección de materiales de menor costo. El costo del acero tiende a ser más económico que muchos otros materiales.
  2. Uso: el acero es, por ejemplo, particularmente útil para obras como naves industriales u otras grandes estructuras. Es un material altamente versátil y flexible, abierto a distintas aplicaciones en diferentes proyectos.
  3. Sostenibilidad: los beneficios del diseño ambiental no se limitan a ser amigable con el medio, sino que construir con sostenibilidad significa minimizar el empleo de recursos, aprovechando así su uso y reduciendo costos. Emplear acero en la construcción de un proyecto representa una gran oportunidad para construir de manera sostenible.
  4. Durabilidad: el acero estructural es un material notablemente durable. Es resistente a la corrosión y al moho, al mismo tiempo es notablemente estable.Las estructuras de acero requieren de particular precisión y cuidado en su diseño y estructuración.
  5. Resistencia a desastres naturales: las estructuras están planeadas para mantenerse en pie por un largo tiempo, esto implica contemplar la posibilidad de que se enfrenten a accidentes como sismos o incendios. El acero plantea varias ventajas en este ámbito, al ser un metal no inflamable es resistente a incendios ocasionados por accidentes o eventos naturales.
  6. Tiempo de construcción: si el tiempo es dinero, entonces el acero es el material más ahorrador de la industria. Los clientes que quieren sus estructuras listas tan pronto como sea posible no tienen que buscar más, que este material.

¿Qué ventajas tienen las construcciones metálicas?

  • Facilidad de montaje y transporte debido a su ligereza.
  • Rapidez de ejecución
  • Facilidad de refuerzos y/o reformas sobre la estructura ya construida.
  • Ausencia de deformaciones diferidas en el acero estructural.
  • Valor residual alto como chatarra.
  • Ventajas de la prefabricación, los elementos se pueden fabricar en taller y unir posteriormente en obra de forma sencilla (tornillos o soldadura).
  • Buena resistencia al choque.
  • Las estructuras metálicas de edificios ocupan menos espacio en planta (estructuralmente) que las de hormigón, por ejemplo, con lo que la superficie habitable es mayor.
  • El material es homogéneo y de calidad controlada (alta fiabilidad).

Hay una gran variedad de razones para emplear el acero en la construcción. Desde las propiedades materiales del metal hasta su variedad de aplicaciones y reducido tiempo de construcción, el acero demuestra merecer su lugar como uno de los materiales más utilizados de la industria.

También le puede interesar: El acero, una estructura vanguardista