El proyecto arquitectónico Atrio habilitará 10.000 m2 de su superficie total como espacio público y lo dotará con cuatro pabellones que ocuparán 2.700 m2. Esta zona podrá ser disfrutada por todas las personas que transiten y habiten el complejo, pues fue diseñada para que sea completamente permeable y permita atravesar el proyecto de extremo a extremo, sin ningún tipo de restricciones.

Las cuatro estructuras, que tendrán una altura de 4,20 m cada una, serán un espacio expansivo alrededor de las torres. En el segundo nivel funcionarán como terrazas y ofrecerán una transición entre el espacio público y el privado mucho más cuidadosa, y serán un lugar de reunión dedicado exclusivamente a la gastronomía.

Los lobbies de las torres fueron diseñados para ser una continuación de esta zona, con entresuelo abierto y toldos que cubren terrazas y pabellones destinados para tiendas minoristas, cafeterías y restaurantes, y áreas dedicadas para actuaciones de mayor escala, eventos, proyecciones y arte público.

Una apuesta por el espacio público

En sus proyectos alrededor del mundo, los arquitectos de Atrio han construido edificios en altura con una relación mucho más amable con el espacio público y esta idea fue importada a Colombia. “Además de convertirse en un punto para la integración y el esparcimiento, el proyecto busca agilizar la movilidad peatonal de un sector donde se calcula que transitan más de 75 mil personas diariamente”, explicó Pablo Codesido, arquitecto director de Atrio.

También le puede interesar: Atrio: la eficiencia en un megaproyecto

El complejo conectará la calle 28, a la altura de la carrera 13, con la calle 26 con avenida Caracas mediante un sendero diagonal que aumentará la afluencia peatonal. Su punto focal será la gran escalera que une la plazoleta con la plaza principal a través de rampas de accesibilidad y escalones integrados.