Constructores y compradores han puesto en su lista de prioridades la inversión en vivienda de estrato medio tras la posibilidad de que estas se encuentren en el rango de precios de $100 millones de pesos a $321 millones.

Esto se debe al beneficio de 2,5 puntos porcentuales de la tasa de interés que asume el Gobierno, con lo que la tasa promedio de efectivo anual quedará en 7,5%.

La reglamentación del decreto que da vía libre al beneficio y la recuperación del interés en el negocio por parte de posibles inversionistas son señales de esta intención. Una encuesta de Fedesarrollo confirma la mejoría en la confianza de los compradores en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga frente al 2016.

Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, con esto se busca impulsar la construcción y la compra de vivienda para un segmento que representa el 50% de las ventas a nivel nacional.
Se aprobaron 40.000 subsidios a la tasa para respaldar igual número de créditos entre el 2018 y el 2019.