Desde el 27 de abril se llevó a cabo el proceso gradual de reinicio de actividades del sector edificador. Según cifras de Camacol, se ha reiniciado actividades en el 84% de los 2.605 proyectos que se tenían en ejecución antes de la emergencia, bajo el estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

El proceso de reactivación se lleva a cabo en 143 municipios, distribuidos en 22 departamentos, donde se concentra más del 90 por ciento de la actividad edificadora del país.

Lea también:7 claves de la bioseguridad en el lugar de trabajo.

Medios alternativos para la movilización de trabajadores del sector

Dentro de este proceso de recuperación de la vida productiva en el sector edificador, se destaca el aumento de los trabajadores que se movilizan a las obras en bicicleta, en moto o caminando.

Se estima que en el país más del 60% de los trabajadores se desplaza en estos medios de transporte alternativo, con lo cual se reduce la presión sobre los sistemas de transporte masivo, se evita aglomeraciones y se previene el riesgo de contagio.

Protocolos para el sector edificador

Los protocolos de bioseguridad para la construcción de edificaciones incluyen el uso de desinfectantes para el lavado de zapatos y espacios, la entrega de guantes, tapabocas y demás elementos de protección a los trabajadores. Así mismo, se han aplicado acciones como encuestas de seguimiento de síntomas y toma de temperatura al ingreso a la obra, para monitorear de cerca el estado de salud de los trabajadores. Para reducir aglomeraciones y garantizar el distanciamiento social, se establecieron turnos, distintos horarios y grupos de trabajo.

Igualmente, las medidas contemplan disponer de un supervisor por cada 100 trabajadores, así como estrictos controles sobre la indumentaria utilizada, teniendo en cuenta que una es la ropa que utiliza el trabajador en su desplazamiento y otra, la de trabajo.

(Con información de Ministerio de Vivienda).

Le recomendamos: oficinas y lugares de trabajo como prepararse para la reapertura.