Los próximos años vendrán cargados de proyectos de oficinas Clase A en Bogotá. Así lo evidencia el Market Beat de Cushman & Wakefield, líder global en servicios inmobiliarios corporativos, donde la perspectiva deja ver que se tendrían 801.657 m2 para los próximos años, sumando los proyectos que hoy están en construcción y los planeados sin licencia. Esto, en medio de un panorama del cierre de 2020 donde hay signos de recuperación con una absorción neta total positiva de 21.123 m2 y la entrada en operación de importantes proyectos para la capital del país como la Torre de Atrio, Colina Centro Empresarial, FIC 92-11, Sequoya y Gold 8, Gold 9 en Connecta, lo que a juicio de Juan Carlos Delgado, country manager de esta marca, muestra el apetito de ciertos sectores por ocupar espacios de oficinas, que sin duda seguirán siendo necesarias para mantener la cultura organizacional, la creación de ideas y la unión.

La demanda de estas oficinas Clase en la capital estaría liderada por compañías de Business process outsourcing (BPO), sector público, Empresas de Base Tecnológica e Innovadoras (EBTI), y del sector financiero, que siguieron creciendo en medio del COVID-19.

Y es que a pesar de la pandemia el stock de oficinas de la ciudad se incrementó en 2020 y se espera que a futuro lo siga haciendo en varias zonas. Según el Market Beat de Cushman & Wakefield, en construcción están 145,945 m2 de los cuales el 52% se encuentra en el corredor Calle 100, especialmente en la Torre Américas, un 26% se ubica en Salitre, el 8% en Nogal Andino y un 13% en Chicó, y serían entregados entre el 2021 y 2022.

También le puede interesar consultar nuestra guía de proveedores especializada en materiales para el sector constructor

“El sector de oficinas Clase A en Bogotá seguirá su desarrollo para los próximos años. De hecho, en planos hay una superficie proyectada de 665.712 m2, de los cuales el 32% estará ubicado en el corredor Salitre y un 25% en el corredor Centro. En estas zonas se ubican proyectos como Central Point Torre B, América Centro de Negocios, Torre 86 y UniqueLab 101, que renovarán las posibilidades de espacios de oficinas de altas especificaciones”, asegura Andrea Duque, gerente de Market Research de Cushman & Wakefield.

La base de los buenos resultados de 2020

Durante el último trimestre del año en Colombia se evidenció la reactivación de gran parte de las actividades económicas del país, y con ello, el uso de nuevo de oficinas con todos los protocolos de bioseguridad y aforo máximo permitido, aunque algunas siguieron manejando el esquema de trabajo flexible.

Debido a la coyuntura propia de la pandemia y cuarentenas, solo hasta en el cuarto trimestre de 2020 se entregaron 90.900 m2 de oficinas Clase A en Bogotá, de los 111.134 m2 totales del año, y que junto a la devolución de espacios en edificios premium incidieron en un incremento en la vacancia que alcanzó un 13,6%.

Así, según Juan Carlos Delgado, country manager de Cushman & Wakefield, el inventario de la ciudad creció interanualmente un 7% llegando a 1,82 millones de m2, pero mostrando unas cifras positivas en cuanto a la absorción neta que alcanzó los 21.123 m2 frente a los -15.228 m2 del trimestre anterior, mostrando recuperación y abonando el terreno para lo que será el desarrollo de este sector en 2021.

Por su parte, el precio de renta de lista promedio se elevó de $66.041 en el tercer trimestre del año a $74.293 por m2 en el cuarto trimestre, mostrando un incremento del 12% frente al mismo período de 2019, esto explicado, según Andrea Duque, de Market Research de Cushman & Wakefield, por el ingreso de un área considerable de oficinas a un costo de renta elevado para el promedio del mercado y de nuevos espacios desocupados en edificios de alta gama.

Allí, los corredores que más contribuyeron a este ascenso en precio comparado con el trimestre tres, fueron Centro, Calle 100 y Nogal -Andino, aunque también el corredor NON Central Businnes District (CBD) Noroccidente, que registró un aumento del precio promedio comparado interanualmente y versus el trimestre anterior, en aproximadamente $2,500 pesos/m2. 

Los retos están planteados

Según Juan Carlos Delgado, el mayor reto para las empresas será el de lograr organizar y definir el área que necesitarán con la nueva cultura del trabajo flexible. Dependerá mucho del tipo de negocio de la empresa y será necesario que se analice el caso persona a persona y se establezca así el área necesaria para cada función, incluyendo dentro de la mismas puestos de trabajo compartidos, espacios más flexibles y, sobre todo, la creación de protocolos de bioseguridad que hagan sentir a los empleados seguros de regresar a los espacios de trabajo.

Colombia, además, es un país importante en la región con las mayores posibilidades de atracción de inversión extranjera, por lo que Cushman & Wakefield sigue recibiendo inquietudes de marcas e inversionistas que están buscando oportunidades en el mercado de capitales ya sea por equity o deuda.