En 2020, São Paulo lideró el ranking con 287,4, seguido por Río de Janeiro (230,7) y Bogotá (217,4), en cuanto al ratio de m2 de oficinas clase A en Sudamérica.

Market Beat de Cushman & Wakefield, la líder mundial en servicios inmobiliarios corporativos, dio a conocer que Bogotá sería la segunda ciudad de Sudamérica con más metros cuadrados de oficinas clase A, proyectados a 2030 (801.657 m2).

Esto representaría un panorama alentador y un voto de confianza en el futuro, donde las oficinas seguirán siendo un factor clave en la recuperación económica del mundo, de acuerdo con Cushman & Wakefield, teniendo en cuenta que la capital colombiana estaría al nivel de Buenos Aires (828.777), y sería seguida por São Paulo (428.548), Santiago (242.743) y Lima (173.177).

De hecho, Bogotá es parte de los buenos indicadores de demanda de oficinas premium en la región. Según lo señala Andrea Duque, gerente de Market Research de Cushman & Wakefield Colombia, el inventario de la ciudad creció 7% (YoY), alcanzando 1,68 millones de m2.

Lo anterior, sumado a que en el cuarto trimestre se registró una absorción neta positiva de 21.123 m2, impulsada por una importante superficie ocupada en los nuevos edificios que ingresaron al mercado, y que son un indicador alentador para el desarrollo del sector en 2021.

El estudio también dice que Bogotá se seguiría posicionando, gracias a otros factores como la vacancia, pues en 2020 ocupó el tercer puesto del ranking de menor vacancia, con un 13,6 %, debido al ingreso en el segundo semestre de algunos edificios que estaban en construcción, sin que entraran completamente ocupados.

Tal situación, a pesar de que los mercados inmobiliarios han tenido impacto por la pandemia del COVID-19, que frenó o ralentizó operaciones, con excepción de Brasil, en donde la crisis económica no impactó al sector: São Paulo superó las entregas de 2019 (más de 130 mil m2), en el segmento prime de oficinas.

Las cifras en otros países

En términos generales, la investigación destaca que Bogotá, junto con Lima, son dos de los mercados de oficinas emergentes más importantes de la región. Por ejemplo, Lima cerró el año en una vacancia del 16,3% con un incremento interanual del 5,3% y un incremento del 3,8% respecto al tercer trimestre.

En São Paulo, por su parte, debido a una disminución en la ocupación, la tasa de vacancia alcanzó el 19,6%. En el mercado de Río de Janeiro, las ocupaciones registradas en la región Centro y Oporto en el último trimestre ayudaron a la ciudad a cerrar el año con una tasa de vacancia del 33,0%, lo que representa una disminución de 0.85 p.p. (YoY).

Así mismo, el informe explica que el mercado de Santiago, que tiene un mayor inventario que Lima, Rio de Janeiro, Bogotá y Buenos Aires, ofrece buenas condiciones para las inversiones a largo plazo debido a la estabilidad del país y para el caso de Buenos Aires, aun viviendo una suboferta, los edificios inaugurados son arrendados incluso en el proceso de construcción.

El país con menor precio por m2 de oficinas Clase A es Lima (16,3 USD/m2) seguido por Rio de Janeiro que cerró 2020 en 17,6 USD/m2, le sigue São Paulo (19,9 USD/m2), Bogotá con 21,3 USD/m2, Santiago (23,1 USD/m2), y finalmente Buenos Aires, donde el precio promedio de renta pedido de oficinas clase A fue de 27,4 USD/m2, cifra que no reflejó cambios en comparación con fines de 2019.

El cuarto puesto en precio que se maneja en la capital de Colombia se debe, según Juan Carlos Delgado, country manager de Cushman & Wakefield Colombia, a la entrada de una superficie considerable en el inventario a una renta de venta elevada y a los precios de los espacios recientemente desocupados.

Le puede interesar: Bajó el desempeño: comportamiento del sector constructor en 2020