burbuja inmobiliaria colombia

Las directivas de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz, Fedelonjas, manifestaron su preocupación por el comportamiento del mercado inmobiliario en Bogotá, el cual representa cerca del 40% del total del país; según ellos por condiciones particulares que presionando los precios del stock de vivienda usada y los cánones de arrendamientos.

 

El presidente Ejecutivo de Fedelonjas, Cesar Augusto Llano Zambrano, manifesto que es momento de ponerle freno a la situación de caos en la ciudad producto, en gran parte, de las normas establecidas, las cuales facilitan los brotes especulativos en los precios de vivienda usada y valores de los arriendos. Pese a este comportamiento en los precios, en particular en Bogotá, Llano Zambrano precisó que técnicamente no existe una burbuja inmobiliaria en el país tal como la vivida recientemente en España.

 

El directivo de esta forma le salió al paso a recientes declaraciones publicadas en medios de comunicación, según las cuales si hay burbuja inmobiliaria con síntomas similares a los de países como España y que por lo tanto el gremio está subestimando el fenómeno.

 

Para Llano Zambrano sí hay alarma en cuanto a los altos precios, los cuales pueden propiciar una crisis en el mercado inmobiliario si estos se desinflan, sin embargo aclaró que la situación no será la misma a la experimentada en casos de burbuja inmobiliaria pues en el caso de Bogotá los valores elevados obedecen a la insuficiente oferta de vivienda nueva, lo cual ocasiona una sobrevaloración del stock existente.

 

Este panorama aclaró el directivo-, no se compara al observado en otros países con burbuja inmobiliaria en los cuales había un gran volumen de inmuebles a la venta, los compradores estaban sobreendeudados y se deterioró visiblemente la cartera hipotecaria.

 

El fenómeno de altos precios en Bogotá es producto de una oferta restringida y una demanda altamente liquida, lo cual se corrobora en que el nivel de endeudamiento de los hogares colombianos para crédito hipotecario no supera el 56% del valor de la vivienda, indicó.

 

Debido a la especulación de precios, Fedelonjas vislumbra para el mercado inmobiliario de Bogotá mayores presiones para los valores de los inmuebles y los arriendos, en especial dada la incertidumbre jurídica surgida del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

 

Si se sostiene por más tiempo la oferta restringida de vivienda en Bogotá esto llevará a mantener los precios elevados, por esta razón la Administración debe trabajar en ampliar el mercado, dijo Llano.

 

En cuanto a los arriendos, en la capital actualmente el promedio del cánon en la zona norte equivale al 0,6 por ciento del valor comercial del inmueble y en los estratos medios y bajo al 0,7 por ciento.

 

Cuota inicial

 

El directivo gremial señaló en cuanto a la propuesta del Ministro de Vivienda de bajar la cuota inicial para comprar vivienda del 30% a 10%, que la medida sería muy importante para el país en unas condiciones de mercado diferentes a las actuales.

 

En la coyuntura de Bogotá, Llano Zambrano considera improcedente aplicar esta medida porque su efecto a nivel de precios sería inflacionario fundamentalmente por la oferta restringida de inmuebles. En el resto del país la propuesta propiciaría una dinámica que a largo plazo llevaría a incubar condiciones para generar una burbuja.