La principal vía de transmisión del virus SARS-CoV-2 se considera la aérea, la ventilación y climatización de espacios cerrados con concurrencia humana son dos factores importantes a tener en cuenta para la prevención y el control del COVID-19. La renovación del aire reduce la concentración de los aerosoles más diminutos, que pueden permanecer en suspensión durante horas en ambientes cerrados.

Lea también: Puntos claves para la nueva normalidad en oficinas.

Mantener la máxima aportación posible de aire exterior en los espacios, mediante ventilación natural y/o en los sistemas de ventilación y climatización. Si sólo se dispone de ventilación natural, maximizar el caudal de renovación del aire abriendo ventanas y puertas.

Algunas recomendaciones, basadas en la Guía de operaciones en edificios durante la pandemia del COVID-19 de la American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE). Incluye las siguientes actividades o algunas de ellas:

  • Aumentar los niveles de ventilación.
  • Garantizar que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una calidad de aire aceptable en el interior de acuerdo al nivel de ocupación de cada espacio.
  • Desactivar los sistemas de ventilación controlados a demanda (DCV).
  • Abrir más los reguladores de aire mínimos (tanto como un 100 %) para reducir o eliminar la recirculación. Si el clima es templado, esto no afectará el confort térmico ni la humedad. Sin embargo, puede ser difícil de implementar cuando el clima es frío o si hace mucho calor.
  • Mejorar la filtración central del aire a MERV-13 o el filtro más alto compatible, y sellar los bordes del filtro para evitar las fugas.
  • Revisar los filtros para garantizar que se encuentren dentro de su período de vida útil y estén correctamente instalados.
  • Mantener los sistemas en funcionamiento por más tiempo, de ser posible las 24 horas, para optimizar el intercambio de aire en el espacio del edificio.

Por otra parte, los especialistas recomiendan que se debe poner atención al uso de los sistemas de calefacción y refrigeración y la importancia de una limpieza y desinfección correcta de los equipos de tratamiento del aire, antes de ponerlos en funcionamiento. Así lo identificó el Departamento de Salud de Catalunya, en su guía de recomendaciones para la ventilación de edificios, donde expone:

  • UTAs: se recomienda evitar la recirculación del aire, ya que aunque las secciones de recirculación estén dotadas de filtros del aire de retorno, estos filtros normalmente no retienen el virus de forma efectiva. Los recuperadores de calor de rueda entálpica deben pararse temporalmente, para evitar contaminaciones del aire de entrada con el de extracción. Los recuperadores de placas son de muy bajo riesgo (pueden tener alguna pequeña fuga de aire) y los recuperadores de doble batería son del todo seguros.
  • Sistemas descentralizados: se recomienda parar los sistemas descentralizados (como fan-coil o splits) que sólo re-circulan el aire interior calentándolo o enfriándolo. Si se hace necesario su uso, hay que evitar que produzcan corrientes de aire y limpiarlos/desinfectarlos periódicamente. Se recomienda una limpieza y desinfección diaria de las superficies externas de los equipos con los productos habituales de limpieza y desinfección de superficies, mediante bayeta, y semanalmente desinfectar el filtro. Estas frecuencias pueden variar en función de las horas de uso, del tipo de usuario y de la ocupación del espacio.
  • Climatizadores que no puedan trabajar sólo con aire exterior: si no es posible evitar su uso es necesario extremar su limpieza y desinfección. Se recomienda desinfectar diariamente la superficie de retorno y de impulsión de los equipos y semanalmente una limpieza y desinfección del interior del equipo y cambiar el filtro. Estas frecuencias pueden modificarse en función de las horas de uso, el tipo de usuarios y la ocupación del espacio.
  • Mantener la humedad relativa entre 40 y 60 % en aquellos espacios donde los equipos lo permitan, dado que los sistemas nasales y las membranas mucosas son más sensibles a las infecciones a humedades por debajo del 10 -20 %.

Otros temas de interés: 12.912 unidades de vivienda comercializadas en junio.