El sector de la construcción en Colombia y su cadena de valor, -que han sido determinantes en la reactivación económica del país-, ha hecho todos los esfuerzos posibles por mantener su operación y garantizar el empleo y la ejecución de las obras durante estos quince días de paros, movilizaciones y bloqueos. Sin embargo, a hoy, la actividad edificadora se ha visto altamente afectada como consecuencia de los problemas asociados al desplazamiento de los trabajadores, así como de la disponibilidad y transporte de los insumos para la construcción.

Promover y mantener bloqueos en las vías, que impiden la libre movilidad y el ejercicio del derecho al trabajo, significa poner en riesgo la vida y el sustento de los colombianos y entre ellos, por lo menos un millón y medio de trabajadores de la construcción y sus hogares, que dependen hoy de esta actividad para el sostenimiento de sus familias.

Por eso, desde Camacol y sus 19 Regionales reiteramos el rechazo categórico a los bloqueos en las vías, que son una franca violación para acceder al trabajo, a los servicios de salud, a la seguridad alimentaria y a la libre movilidad, e insistimos en el diálogo y la búsqueda consensuada de soluciones a las problemáticas sociales y económicas sin bloqueos. En ese sentido, la objetividad en el marco de peticiones legítimas, permitirá avanzar rápidamente en alternativas viables, que conduzcan a la reactivación económica, sin generar más traumatismos a los ya producidos por la pandemia, en todas y cada una de las familias colombianas.

De igual manera, Camacol reitera su respaldo a la institucionalidad y respalda las acciones de la Fuerza Pública que en el marco constitucional garanticen la protección de la vida y de los bienes de todos los colombianos.

Le recomendamos: Cómo reparar con éxito las cubiertas metálicas.