Por votación unánime fue aprobado a principios de junio en plenaria del Senado el proyecto de Ley de Vivienda Segura, el cual busca que las edificaciones cuenten con los más altos estándares de calidad y garantías. El proceso entró a conciliación y sanción presidencial.

Puntos clave

  1. Se solicitarán pólizas obligatorias en caso que la edificación colapse, perezca o amenace ruina por la deficiencia en el proceso constructivo del suelo, de los materiales o de los diseños, con los que se construyan tales edificaciones. Así se amparará por perjuicios patrimoniales causados a los propietarios y a los terceros.
  2. El proyecto propone ajustes a la Ley 400 de 1997 para mejorar el papel de revisores de diseños estructurales y supervisores técnicos de construcción. La supervisión técnica será independiente del constructor y aplica para los proyectos de vivienda nueva y edificaciones para otros que sean mayores a 2.000 metros cuadrados.
  3. Creación de la Certificación Técnica de Ocupación que garantizará que es una edificación segura para habitar. El supervisor técnico deberá expedir bajo la gravedad de juramento la verificación técnica de ocupación de la respectiva obra.