Atendiendo las indicaciones y los lineamientos de los gobiernos nacional y local, y en búsqueda de la reactivación paulatina del comercio de la ciudad, Jardín Plaza Cali reabrió sus puertas al público, siendo parte de los centros comerciales que habilitó el Ministerio de Salud como plan piloto para la reactivación del sector en la ciudad de Cali.

De esta manera, Jardín Plaza abrió nuevamente sus puertas al público, reactivando los 2.500 empleos directos que dependen del centro comercial en Cali y 600 en Cúcuta. Durante los tres primeros días, de la apertura en Cali el 80% de las marcas abrieron, beneficiándose principalmente las categorías de moda y calzado. Por su parte, en Jardín Plaza Cúcuta, el centro comercial de mayor dimensión de la ciudad, también se logró la reapertura bajo estrictas medidas de bioseguridad, con una apertura del 60% de sus comercios. 

Estos centros comerciales ofrece una experiencia única a través de un diseño a cielo abierto que facilita la circulación de aire, un elemento clave en medio de la actual coyuntura.

Dentro de las medidas implementadas para que se iniciara la apertura de los centros comerciales se cumplió con un riguroso protocolo que busca garantizar el bienestar tanto de los visitantes como de los trabajadores y dueños de los comercios, se encuentran: se estableció un número de visitantes máximo, esto es de acuerdo con el tamaño del espacio del centro comercial y de cada almacén, máximo un 30% de la capacidad; se mantiene el pico y cédula al ingreso; y se implementaron puestos de control para la toma de temperatura y verificación de la cédula. 

Una de los diferenciales de diseño con el que cuentan los dos centros comerciales, y que han tomado mayor relevancia en medio de esta coyuntura, es que ofrece a sus visitantes una experiencia a cielo abierto, con gran aprovechamiento de la naturaleza, una temperatura agradable y un ambiente fresco. Este aspecto hace que se reduzca la permanencia del virus en el ambiente, siendo una de las medidas que se hacen mantener una permanente ventilación de los espacios. 

También se incorporaron una serie de acciones que le brindan a sus clientes la tranquilidad de sentirse seguros dentro de sus instalaciones, como:

  • Antes de entrar al centro comercial, se confirmará si cada visitante está en su respectivo día de pico y cédula.
  • A la entrada se le tomará la temperatura a cada persona.
  • Los visitantes deberán pasar obligatoriamente por un sitio de desinfección de calzado.
  • Se establecieron sistemas de lavado no touch para que las personas puedan lavarse las manos sin tener contacto con grifos, jabón, agua y secado de manos a través de sensores.
  • En los pasillos del centro comercial se habilitaron dispensadores de gel antibacterial.
  • Se habilitó una señalética que indican el camino que debe tomar cada visitante y en dónde se debe ubicar cada persona para asegurar el distanciamiento social, en filas, en escaleras eléctricas, dentro de las tiendas, entre otros espacios.
  • En varias zonas y puntos visibles del centro comercial, se han puesto mensajes de concientización.
  • Cada local tiene un aviso que indica cuántas personas pueden estar adentro, esta ocupación se determina de acuerdo con los metros cuadrados que tiene cada almacén y regula el aforo en las tiendas.
  • En los locales de ropa para niños, los padres deben llevar las tallas pues no se acepta la entrada de menores de 12 años a los centros comerciales.
  • En los almacenes de ropa se mantendrán estrictas medidas como que la ropa probada y no comprada, debe permanecer en cuarentena por 48 horas, y se deberá someter a un tratamiento de vapor caliente; entre otras más.

Adicionalmente, los dos centros comerciales cumplen a cabalidad con las medidas generales establecidas por las autoridades nacionales y locales, como la disposición de gel antibacterial al ingreso y a la salida para los usuarios; el lavado de manos frecuente de parte del personal de servicio, los elementos de bioseguridad para la totalidad del equipo; distancia social al interior del espacio del centro comercial y de los diversos almacenes; las plazoletas de comidas pueden vender sus productos para llevar o por domicilio y los cines y zonas de juegos infantiles se mantienen cerradas,  se adelanta desinfección exhaustiva de los establecimientos; y el uso obligatorio de tapabocas en todo el centro comercial y sus almacenes, entre otras. 

Central Control continúa trabajando en este proceso de reincorporación y reactivación del sector, reconociendo el papel fundamental que juegan los centros comerciales en la economía del país y con el firme propósito de brindar a sus clientes la confianza de regresar a los centros comerciales, implementando estrictas medidas de bioseguridad que cuiden su salud.