Se trata de una vivienda sostenible edificada con el uso de paneles modulares de PVC livianos, fáciles de transportar y armar, rellenos con un material termoaislante (poliuretano) que brinda una alta eficiencia energética y un confort térmico óptimo para sus habitantes.

Gracias a su diseño innovador, capaz de reducir el déficit habitacional, este proyecto es el primero en Colombia que recibe la Certificación “Referencial Casa” en la categoría “Sostenible” otorgada por Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS).

El reconocimiento está dirigido a aquellas iniciativas que promueven la transformación de la construcción de viviendas hacia la sostenibilidad y proyectos económicamente viables que cumplan con la normativa vigente.

“Homologar este proyecto confirma que desarrollar un modelo constructivo innovador en Colombia es posible. Además la posiciona como una solución viable y efectiva para acelerar la construcción de proyectos de vivienda, que permitan atender la demanda actual de millones de familias en Colombia y otros países”, asegura Catalina Gómez, gerente de la cadena de infraestructura de Dow para América Latina.

En el desarrollo de este proyecto fue posible contar con el conocimiento y experiencia de Azembla, una compañía nacional que trabaja en la transformación de materiales termoplásticos de última generación para el diseño y construcción de soluciones arquitectónicas.

 

 

También le puede interesar: Para el año 2030 el país debe contar con edificaciones sostenibles

 

 

“Ahora que Colombia tiene un modelo de vivienda certificado, es posible replicarlo en cualquier ciudad gracias a que su construcción es más rápida y sencilla. En comparación al estilo tradicional, este diseño es de fácil montaje y transporte, y se adapta a cualquier condición climática por su aislamiento térmico. El resultado es un hogar de bajo mantenimiento, con la más alta resistencia en caso de terremotos y con múltiples ventajas económicas, ambientales y sociales”, señala Alejandro Albán, gerente de Azembla S.A.S.

Para obtener esta certificación es obligatorio que el proyecto tenga un uso eficiente de los recursos (agua, energía y materiales). Para la vivienda en Tenjo se ejecutó una simulación de consumo de energía cuyos resultados demostraron un ahorro del 42 % y emisiones de 1/3 de tonelada de CO2 en comparación a un modelo de vivienda convencional.

La meta es multiplicar

Posterior a esta certificación, Dow y Azembla trabajarán unidos para beneficiar a otras familias con nuevas viviendas sostenibles y más asequibles. Este modelo de construcción es ideal para áreas rurales en donde la construcción tradicional no llega fácilmente y por lo que en la actualidad hay un déficit de 450.000 hogares.

“Esta iniciativa abre una oportunidad única en el país para mejorar la calidad de vida de muchas familias colombianas que esperan tener una vivienda digna. Desarrollar diferentes proyectos con este modelo permitirá brindar ambientes seguros y sostenibles que contribuyan al bienestar de estos hogares”, asegura Ingrid Kuhfeldt, directora ejecutiva de Hábitat para la Humanidad Colombia.

El paso a seguir será promover esta iniciativa en otros países de América Latina como Brasil, Argentina y México para demostrar los beneficios de adoptar soluciones sostenibles e innovadoras capaces de dinamizar la industria de la construcción de vivienda en la región.