El clima es el factor más grande e importante en la construcción. Es el que determina los materiales utilizados, el plazo para la construcción y la durabilidad y longevidad del edificio construido.

Los cambios de temperatura son diferentes en cada ciudad. Es por eso que es imperativo entender su ubicación y cómo el cambio climático afectará los materiales que usan en la construcción, así como también la duración de los mismos una vez que se complete el proyecto. Esencialmente, el cambio climático es el factor más importante para determinar los costos y gastos.

El cambio climático afecta a la industria de la construcción desde cinco puntos:

  • El equipo
  • El personal
  • Los materiales
  • La planificación
  • La aplicación

Cada rama de la construcción se ve afectada por las condiciones ambientales, y todo esto comienza en la etapa de planificación.

 

Humedad

Los metales utilizados en la construcción, como el hierro y el acero, son susceptibles a la oxidación. El pegamento y otros materiales utilizados en el diseño interior de un edificio son especialmente susceptibles a esta humedad.

Después de que estos materiales se apliquen en la superficie, la humedad podría permitir la acumulación de moho. Es importante elegir los adhesivos correctos que cumplan con los climas húmedos. El ladrillo utilizado en la construcción es uno de los primeros materiales de construcción que se ve afectado inmediatamente por la humedad durante la fase de construcción, y atrapa la humedad en las paredes internas que pueden liberarse posteriormente.

 

Tormentas eléctricas

Las tormentas eléctricas y las fuertes lluvias causan mucho más daño a un sitio de construcción de lo esperado. En la mayoría de los casos, y especialmente cuando hay vientos fuertes, los materiales utilizados en la construcción pueden destruirse o dañarse. El granizo rompe fácilmente el vidrio y puede abollar la chapa metálica.

 

Frío extremo

El concreto y el cemento formarán partículas de hielo, y esto reduce drásticamente su estabilidad y resistencia. Los materiales se contraen en frío extremo, por lo que la aplicación de pintura y pegamento en las superficies en estos días provocará grietas y arrugas cuando los materiales se expandan.

 

Calor

El calor puede ser un problema tan grande como la lluvia. El calor cambia las dimensiones de expansión de los materiales, algunos se ven más afectados que otros, y esto conduce a uniones mal alineadas durante la construcción, generalmente con interiores.

El calor también hace que los trabajadores tengan menos cuidado, usen menos ropa protectora y creen somnolencia debido a la fatiga por calor.

El efecto directo del calor en los materiales es más evidente en el concreto. El American Concrete Institute afirma que la preparación del concreto en días calurosos sin tener en cuenta las necesidades adicionales de agua, dará lugar a aplicaciones más débiles.

Los ladrillos también se ven afectados por el calor y pueden volverse quebradizos. La pintura, cuando se aplica durante el calor puede provocar arrugas y grietas, así como decolorarse en el calor intenso.

 

También le puede interesar: ¿Cómo influye el sector constructor en el cambio climático?

 

Problemas del cambio climático

La creciente tendencia en el cambio climático ha afectado a todos. Donde el frío y el calor intenso se sienten en todo el mundo y donde los cambios extremos de temperatura ocurren incluso a mitad de temporada.

La capacidad de adaptación y cambio es el principal desafío actual para la industria de la construcción. Es más que simplemente desarrollar nuevos materiales que pueden soportar cambios extremos de temperatura en cortos períodos de tiempo.

Fuente: Construct Connect