Ante las contingencias en el país, la constructora ha planificado sus procesos, para darle continuidad a las operaciones.

Es innegable el hecho de que en los últimos meses el país ha estado afrontando diferentes contingencias, tales como la pandemia, los bloqueos y otras actividades del Paro Nacional. De modo que la constructora Conconcreto se ha adaptado a la coyuntura.

“Esta situación afecta las operaciones, continuidad y secuencia propia de las actividades constructivas y, por consiguiente, altera definitivamente los cronogramas de trabajo que están siendo perjudicados, además se disminuye —considerablemente— la productividad requerida”, dijo al respecto Juan Carlos Cubillos, vicepresidente de Construcción de Conconcreto.

Es así que, desde la compañía, han implementado distintas medidas para garantizar la salud y el bienestar de los empleados, ya que ellos son el sustento y alma de la actividad constructora, según informaron.

Entre ellas, durante todo el período de la crisis, han modificado horarios de trabajo, replanteado actividades al interior de los proyectos, retomado el trabajo en casa para evitar desplazamientos en aquellas actividades que lo permiten y, en general, se flexibilizaron procesos que permiten mitigar el impacto de la situación de orden público.

Lea acá: Se acerca el Congreso Colombiano de la Construcción 2021.

“Fomentar en los trabajadores de la construcción la cultura del autocuidado, disciplina y responsabilidad social frente al control de la transmisión del virus ha sido un gran desafío”, resaltó Cubillos.

Las afectaciones

Cubillos señaló que, adicional a los problemas de movilización del personal, se han presentado otras dificultades, como es el caso del abastecimiento de los materiales, conllevando a escasez y encarecimiento de los precios de estos mismos.

“Se han generado pérdidas millonarias, a eso se suman retrasos y en algunos casos, se han tomado decisiones como la suspensión o aplazamiento de nuevos proyectos. Todo ello, empeorando los efectos que ya se habían desprendido por la pandemia y entorpeciendo la reactivación económica que requiere el país”, detalló.

De hecho, durante el primer mes del paro, se vio afectada la ejecución de 1.710 proyectos constructivos y puso en riesgo 31.000 puestos de trabajo, conforme reveló la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), la cual agregó que el monto perjudicado alcanzaría los $17 billones, ya que ocho de cada diez proyectos han frenado o detenido su ejecución.

Es tal el caso, que el mayor reto para las constructoras ha sido el de formular e implementar estrategias que permitan desarrollar la actividad productiva, sin poner en riesgo la vida y la seguridad de los colaboradores.

Le puede interesar: Funcionalidad: la tendencia en diseño de cocinas.