El denominado proyecto Lagos de Torca (antes Plan Zonal de Ordenamiento del Norte) busca que Bogotá reciba 4 billones de pesos a cambio de permitir la urbanización de 1.803 hectáreas en el norte de la ciudad.

Un estudio realizado por Planeación Distrital arrojó que el costo por metro cuadrado será de 1’280.000 pesos, de los cuales 700.000 son para infraestructura que se debe aportar a la ciudad y 580.000 para el propietario.

Igualmente, se creará un fideicomiso en el que se consignarán los aportes de las cargas que tendrán los privados para las obras de infraestructura y que se medirán con las unidades representativas de aportes (URA), las cuales en un principio tendrán un valor de 580.000 pesos y que se actualizarán mensualmente teniendo en cuenta el aumento del valor del suelo definido por el Banco de la República.

Planeación estima que el metro cuadrado para vivienda de interés social prioritaria en la zona se podrá vender a $1’000.000, el de vivienda de interés social en $1’860.000 y el de no VIS en $4’375.000.

De esta manera, quienes decidan construir podrán obtener ganancias y, al mismo tiempo, cumplir con las cargas que impone el Distrito. El negocio está en construir suficientes pisos en los metros de suelo disponible.

Si como constructor no quiere aportar al Distrito, solo podrá edificar en la quinta parte de su predio. Si por el contrario, va a contribuir, por cada metro construido de dos a seis pisos, entrega 1,5 URA. Si quiere llegar a los nueve pisos deberá pagar 400 URA por esos tres pisos adicionales. Del décimo piso en adelante aportará 120 URA.

Al realizar un pago pronto obtendrá beneficios. Después de constituirse el fideicomiso con el que se administrará el dinero para las obras, se otorgará un descuento entre el 22% y el 5% de las cargas que debe aportar dependiendo si paga en los 3, 6, 12, 18 o 24 meses siguientes a este.