Durante el 2016 y hasta marzo del 2017 se radicaron 231 denuncias por malas prácticas de los arquitectos en el país, según información del Consejo Profesional Nacional de Arquitectura y sus profesiones afines (CPNAA).

La mala calidad y los sobrecostos son quejas frecuentes de los compradores de vivienda. La CPNAA provee un listado de fallas recurrentes:

– Licenciamiento urbano: cuando se encomienda el trámite, no se realiza y, además, el profesional se queda con el dinero.

– Firmar solicitudes sin conocer el proyecto.

– Construir sin licencia: inician obras solo con la radicación del trámite).

-Construir violando lo establecido en la licencia: adelantan el trámite distinto a lo regulado por la ley.

– Incumplimiento en las condiciones contractuales: generalmente relacionado con los sobrecostos.

– Asumir compromisos que no les competen, por ejemplo, de índole estructural.

– No destinar los recursos entregados en la obra.

– Mala calidad de las obras: cuando hay abandono, falta de supervisión que, precisamente, redunda en mala calidad de la ejecución de las obras.

– Propiedad intelectual: al usar el diseño de otro arquitecto como propio, copiar un diseño y reproducirlo, utilizar un diseño sin autorización del titular e intervenir un diseño sin autorización del titular.

Sandra Vargas, presidenta de la CPNAA, indicó que se ha sancionado a 90 profesionales y hay 206 procesos en marcha, 172 del 2016 y 34 a marzo de 2017.

Anteriormente, el 98% de las quejas se centraba en Bogotá, pero con el crecimiento del sector constructor se ha ampliado en otras ciudades del país.