La licencia de construcción es un acto administrativo por el cual la entidad municipal competente autoriza la construcción o demolición de edificaciones y encerramiento de predios.

Con la licencia de construcción se inicia la hoja de vida de una vivienda. Cuando son nuevas las edificaciones se les abre una matrícula no inmobiliaria, sino catastral, con un determinado código de identificación.

Cualquier propietario del bien inmueble que no tenga la licencia puede solicitarla con el cumplimiento de los requisitos establecidos para la expedición, sufragando pagos liquidados a valor o precio del año de su construcción, equivalente a un pago simbólico.

Las personas que soliciten la licencia para modificación o transformación de las obras construidas primero deben tener en cuenta la licencia que registra los antecedentes de la obra para que luego expidan la nueva que solicitan.

Recuerde que las Secretarías de Planeación Municipal deben abrir un expediente de cada uno de los propietarios de bienes inmuebles urbanos, suburbanos y rurales. De esta forma, se permite la actualización del valor de los predios porque se cuantifica los metros cuadrados, se clasifican los estrados y se establecen los valores globales, individuales y agregados del impuesto predial municipal.

La autoridad de planeación municipal en primera medida, debe fomentar e incentivar la legalización de los inmuebles urbanos implementando facultades de Concejo Municipal, amnistía popular, baja liquidaciones, entre otros; para legalizar las construcciones que carecen de licencia.

Si esto no funciona, la autoridad de planeación deben hacer valer su autoridad y trasladar el caso a la vía administrativa para que realicen la suspensión de la obra como medida cautelar y formular un comparendo o pliego de cargos aquellos que son responsables de que la construcción siga sin licencia.

Todos los constructores están obligados a cumplir con la ley, mientras que las autoridades municipales tienen la obligación de cumplirla y hacerla cumplir de acuerdo a las causas y reiteraciones, respetando el debido proceso.

Quienes no tramiten las licencias o permisos antes de llevar a cabo la construcción son sancionados de acuerdo al Código de Reforma Urbana.

Por eso, los constructores deben de estar pendientes de todos los tramites y la normativa para no tener ningún problema legal que dificulte la realización de la obra o le genere pérdidas monetarias por el pago de sanciones.

Información tomada de: Las 2 Orillas