Así informó la quinta edición del boletín Tendencias de la Construcción con el balance de la actividad edificadora 2015 y la proyección para el 2016, presentada por Camacol, donde se espera que al cierre de este año el PIB de edificaciones se expanda 7.1% y que para el próximo el escenario sea el conveniente para una variación de 9.7%.

Para  Sandra Forero, la presidente de Camacol “el panorama para la actividad edificadora el año próximo es positivo, con un registro que estará por encima del crecimiento promedio de la economía, aunque con un desempeño que seguramente asimilará el ajuste natural del ciclo económico que atraviesa el país”.

Asimismo, explica que el 50% del crecimiento de la actividad edificadora dependerá de la ejecución de las políticas públicas de vivienda. Las ventas alcanzarán las 187.285 unidades nuevas, es decir, un crecimiento de 11.7% que sumaría $31.71 billones.

De acuerdo a las cifras de Tendencias de la Construcción, el pronóstico de crecimiento para 2016 está fundamentado en que estarían en ejecución los proyectos del programa Mi Casa Ya, las viviendas No VIS con subsidio a la tasa de interés del PIPE 2.0, el Plan Nacional de Infraestructura Educativa y las demás estrategias del Gobierno Nacional en cuanto al desarrollo de proyectos de edificaciones.

Los cálculos hechos por Camacol en el boletín, indican que será un año de menor crecimiento en los metros cuadrados iniciados no residenciales con 0.6% anual, previéndose que el área nueva en proceso alcance los 5.32 millones de metros cuadrados. Sin embargo, el Plan Nacional de Infraestructura Educativa aportará al dinamismo de este segmento con cerca de 470.000 metros cuadrados, lo que generaría en el segmento un crecimiento de 9.49%.