GlobalData ha reducido aún más su pronóstico para la industria de la construcción en América Latina, y ahora se espera que la producción se contraiga en un 6,8% en 2020, por debajo del pronóstico anterior del -5,5% en la actualización de mayo de 2020 y un crecimiento de 2,3% antes del covid-19.

Lea también: Centros comerciales ya operan, caso Jardin Plaza Cali y Cúcuta.

Se prevé que la actividad de la construcción en todos los mercados principales, incluidos Brasil, México y Argentina, disminuya bruscamente este año a medida que la pandemia del covid-19 continúa extendiéndose rápidamente en toda la región, lo que aumenta la presión a las autoridades públicas para extender aún más sus medidas de bloqueo, incluidas las restricciones de viaje, pautas de distanciamiento social y cierre de empresas y escuelas no esenciales.

Los de peor desempeño este año son Argentina (-16%), Perú (-14%) México (-8%), Brasil (-6%), Colombia (-5,5%) y Chile (-4,5%). 

“La extensión de las restricciones de cuarentena junto con el debilitamiento de la actividad económica, las interrupciones de la cadena de suministro y el aumento de los niveles de desempleo mantendrán las inversiones en niveles muy bajos este año”, comenta Dariana Tani, economista de GlobalData.

En 2021, GlobalData espera que la industria permanezca débil, disminuyendo un 1,7% antes de recuperarse al 2,4% durante el período de pronóstico restante (2022-2024).

Otros factores clave que afectan a la industria son una demanda global más lenta, precios más bajos de los productos básicos, devaluaciones de la moneda, un aumento en las fugas de capital y caídas en los niveles de turismo y remesas.

El Fondo Monetario Internacional ahora espera que la actividad económica en América Latina se contraiga en un 9,4%, ya que la mayoría de los países todavía luchan por contener las infecciones. Esto se compara con una contracción previamente esperada de -5,2% en la actualización de abril.

(Con información de Construcción Latinoamericana).

Le recomendamos leer: Flexibilidad laboral el imprescindible en la nueva normalidad post covid.