Con la apertura del sector inmobiliario, la tecnología es de alta relevancia para optimizar las ventas y los arriendos.

El primer reto que enfrenta esta industria es que los clientes conozcan el inmueble sin correr riesgos; y el segundo, que se puedan planear las reparaciones y el mantenimiento de manera eficiente y ágil protegiendo tanto al personal de la compañía como de los proveedores.

“El aislamiento social y los protocolos de bioseguridad que nos exige esta coyuntura del Covid cambiaron radicalmente la forma no solo de comercializar sino de administrar los inmuebles tanto residenciales como comerciales”, indicó Andrés Correa, cofundador de Alpaca, plataforma que permite planear el cambio hasta de una lámpara sin necesidad de visitas de inspección en el local.

“Con la apertura del sector inmobiliario en el país, el primer reto para retomar la dinámica es lograr que los clientes conozcan el inmueble sin correr riesgos; y el segundo, que se pueda hacer la administración y la planeación de las reparaciones y el mantenimiento de manera eficiente y ágil protegiendo al personal de la compañía y de los proveedores”, agregó este arquitecto quien está firmemente convencido de que usar tecnologías emergentes será la mejor forma de recuperar la economía durante y después del COVID.

Así, Alpaca es una plataforma donde se integra la realidad virtual (fotografías y escaneos de los 360 grados) para que el potencial comprador o arrendatario pueda conocerlo en profundidad y saber cada medida e instalaciones para adecuar su negocio. Pero va mucho más allá de medir los muros porque incluye la información técnica de cada elemento y accesorio como las especificaciones de cada lámpara, el proveedor al que se le compró, el precio que se pagó y qué vida útil tiene o si aún está dentro de la garantía o cuándo debió hacérsele mantenimiento preventivo.

Esto optimiza tiempos y costos pues se evitan las visitas técnicas solo para saber la referencia de un repuesto. De igual forma con el inventario de puertas, ventanas, maquinarias, cuartos técnicos y demás elementos que componen no solo el edificio o local sino el negocio mismo como muebles, sillas, mesas, etc. 

“Con la plataforma, el administrador podrá identificar exactamente qué lámpara, superficie o elemento se deterioró y saber a qué proveedor pedirle el repuesto específico, conocer cuánto se pagó por ello para validar cotizaciones y saber, incluso, cuánto tiempo de garantía tendrá y cuándo será necesario hacerle mantenimientos preventivos”, agrega el cofundador de Alpaca, quien hace una invitación a que los jefes de compras salgan del Excel donde llevan toda la información y que “seguramente se quedó en el computador de la oficina y, con el aislamiento, nadie puede acceder a ella en estos momentos que es cuando más se requieren los datos”.

Entonces, la herramienta que es un gemelo digital del bien funciona en una primera etapa para apoyar el mercadeo y la comercialización de inmuebles tanto nuevos como usados pero, a corto y mediano plazo, como un gran valor agregado para los administradores de copropiedades y de los negocios en marcha. Con la implementación de nuevas tecnologías de renderización no es necesario tener construido el inmueble, esto lo hace ideal para aquellos proyectos que están en fase de diseño y comercialización.

“Otro de los retos es que con los años o el cambio de arrendatario o propietario, las remodelaciones o reparaciones que se le hacen a los locales y oficinas no quedan consignados en los planos y esto hace más difíciles y costosas las adecuaciones. Con esta plataforma, los planos y la información se mantienen actualizados y al alcance de la mano; y también es posible generar órdenes de trabajo y seguimiento detallado a cada tarea necesaria tanto en la infraestructura del local u oficina como en los muebles”, concluye el cofundador de www.thisisalpaca.

Porterhouse Post Doll House 1024x576