La multinacional de origen austriaco, Doka, proveedora de encofrados para hormigón y concreto, llega a Colombia para brindar al mercado de la construcción sus tecnologías en encofrados.

El segmento constructor en Colombia podrá servirse de sistemas diseñados desde todos los frentes en términos de normativas europeas, como la ISO 9001, la ISO 14001 y la certificación PEFC, que disminuyen los riesgos en la construcción, regulan la calidad del material y la gestión en su producción.

Los sistemas de Doka están adaptados a los Modelos de Gestión de Obras (BIM, Building Information Modeling, por su sigla en inglés). “Todo el mundo habla del BIM, y nadie sabe qué ofrece. Pero definitivamente es el futuro”, comentó Paolo Angelo Zumaglini, director de Overseas Doka.

Entre los servicios que ofrecerá la empresa comprende un ciclo amplio de ejecución de obra, que va desde el acompañamiento técnico, desde el diseño, la planeación, seguimiento, hasta el entrenamiento al personal, con una duración que depende del tamaño de la obra. “Es parte intrínseca de nuestro negocio, y es algo que nos satisface hacer porque somos muy buenos en eso”, afirmó Omar Benavides, director general de Doka Colombia.

El diferencial que ofrece la compañía está en la trayectoria en el desarrollo de sistemas de encofrados y su cobertura internacional que se implementa en los 70 países en los que tiene presencia. Zumaglini asegura que el objetivo de la firma es “incrementar la productividad, reducir los costos y el tiempo en la ejecución de cualquier proyecto”, quien añadió que el mercado debe confiar en el potencial del sector constructor y la rentabilidad este en el país.

Las expectativas

Aunque Doka recién entró a finales de 2018, ya adelantan proyectos importantes en Bogotá, como la construcción de la segunda etapa del centro comercial y de negocios Plaza Claro, al occidente de la ciudad. Benavides señala: “estamos a la espera de cerrar algunos otros negocios a corto y mediano plazo”.

Tanto para megaobras, como para obras de menor magnitud, Doka ya tiene trazado un plan de negocio por los próximos tres años, y podría extenderse hasta el 2025, indicó Zumaglini. Benavides además manifestó que la compañía está interesada en atender a gran parte del sector de la construcción; “nuestros sistemas nos dan la flexibilidad de trabajar con cualquier tamaño de obra, no estamos limitados a que una obra sea pequeña o grande. Tenemos una experticia de obras de gran escala, pero queremos atender el mercado de edificaciones”, explicó.

Puede leer: prepárese para una gestión empresarial exitosa en 2019

Zumaglini comentó que las expectativas de la llegada de Doka al país son amplías. Sin embargo, la empresa se instala en una oficina discreta. “Vamos a empezar paso a paso (…) y posteriormente esperamos establecer una estructura en el país”, dijo.

“Colombia es un mercado en crecimiento importante, y sabemos que necesita crecer en infraestructura. En construcción de vivienda Colombia necesita proyectarse para el futuro. Y eso es exactamente lo que buscamos”, concluyó Zumaglini.

Le puede interesar: factores que influyen en el crecimiento de las empresas