2MO es un innovador programa ya probado en Estados Unidos, Australia y varios países europeos, que plantea los dos metros como distancia ideal. Este modelo de bajo costo les permite a las empresas con una inversión moderada, garantizar la seguridad de las personas.

En Estados Unidos, Australia y varios países de Europa ya las oficinas están en funcionamiento con un modelo probado y testeado por Cushman& Wakefield, la empresa global de servicios inmobiliarios corporativos, denominado “2 Metros en la Oficina (2MO)”, que plantea esta medida como la ideal para poder mantener el distanciamiento entre los usuarios de estos espacios, pero también para facilitar la higiene y minimizar los puntos de contacto. 

También le pude interesar: Construcción debe ser un instrumento central en la reactivación económica

Este innovador programa ha sido vital para el regreso a las oficinas de millones de empresas a nivel global, respondiendo a la necesidad de entornos seguros que demanda la reconfiguración de las locaciones para el momento que viven las empresas, garantizando siempre la salud y bienestar de los usuarios.  

“El factor principal de esta adecuación es preservar la distancia social, señalada por los expertos de manera unánime como primordial a la hora de evitar la circulación del virus. La propuesta es intervenir en tres áreas: puestos de trabajo, layout (configuración general de la planta) y reglas claras. Creemos que la clave está en cambiar los patrones de conducta a través de un diseño inteligente, realizar cambios controlando la densificación  en el espacio de trabajo y ofrecer una solución sustentable y adaptable a las necesidades de cada empresa”, indicó Nicolás Garzón, Head of Asset Management de Cushman& Wakefield.  

En la implementación se debe tener en cuenta, según el 2MO de Cushman& Wakefield, una nueva disposición de los puestos de trabajo donde se genera la distancia adecuada y la señalización del piso para obtener una circulación correcta, pero además la ubicación de dispositivos de separación para seguridad e higiene donde sean necesarios, estaciones de desinfección y la utilización de un mantel de papel individual de recambio diario.

 “Más allá de estos criterios generales, cada empresa deberá evaluar su situación particular para realizar las modificaciones necesarias, siempre teniendo en cuenta que el objetivo principal es lograr un espacio de trabajo seguro y con ello, el bienestar de las personas.  Es imprescindible concientizar a los líderes y colaboradores acerca de la importancia de respetar estos principios para que cuando llegue el momento de volver a los espacios de trabajo, se lleve adelante de forma exitosa”, sugiere Nicolás Garzón.  

Un modelo que ha mostrado ser, además, efectivo y adaptable a distintas latitudes, pero también de bajo costo para las empresas, que hoy en medio de la pandemia, tienen el reto de optimizar al máximo sus presupuestos. 


6 principios básicos para volver a la oficina

·         Sentirse bienvenido en la oficina, pero actuar siempre de manera responsable

·         Seguir las reglas y las indicaciones

·         Mantenerse a dos metros de los demás

·         Caminar por la oficina en el sentido de las agujas del reloj siempre y en todas las direcciones

·         Entrar y salir de las salas de reuniones como se indica

·         Reemplazar el mantel individual de forma diaria y dejar el escritorio limpio