*Por Eliana Barousse, Directora de Éxito al cliente Procore Latinoamérica.

La industria de la construcción es una de las actividades económicas más antiguas de la humanidad, y una constante a lo largo de toda su historia ha sido la falta de mujeres en el sector. En Colombia, según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), la participación femenina en obra es solo del 5%. Esto convierte al sector de la construcción en una de las actividades económicas con menor participación femenina en el país.

Sin embargo, este panorama está comenzando a cambiar, y la industria de la construcción en los próximos años experimentará un aumento significativo en la participación de las mujeres, promovido por las nuevas tecnologías y el aumento en las oportunidades de educación superior para las mujeres. En el marco del día internacional de la mujer, vale la pena reflexionar sobre los retos y oportunidades que se avecinan para las mujeres en el sector.

Lea también: ¿Cuál es el rol de la mujer en la construcción?

Mujeres STEM

Hace unos días el Departamento Nacional de Estadística (Dane) informó cómo se comportó la economía colombiana el año pasado, el informe encontró que la construcción fue el sector con una mayor contracción en 2020 y tuvo una contribución de -1.8% a la variación de -6.8% de toda la economía. Esto significa que, durante el período de recuperación, los retos de la era postCOVID implicarán la aparición de nuevas oportunidades laborales, donde los perfiles con habilidades tecnológicas e innovadoras serán más requeridas. Esta podría ser una oportunidad de oro para fomentar la inclusión de las mujeres en la industria a través de la tecnología.

En el corto plazo el momento de cambios estructurales que nos ha dejado la pandemia convierte a la capacitación tecnológica en la puerta de entrada idónea para las mujeres en puestos directivos y logísticos de la industria. Por ejemplo, empresas constructoras que han incorporado plataformas para la gestión de proyectos han reportado ahorros importantes; tal es el caso de Procore que ha logrado incrementar la productividad de sus equipos en un 32% respecto del volumen de construcción. Este tipo de resultados seguirá llevando a las empresas a apostar fuertemente por la tecnología para competir en el próximo periodo de recuperación.

No obstante, esta transición depende de un cambio cultural de dos vías. Por un lado, las empresas del sector deben poner especial atención en promover ambientes laborales incluyentes y cómodos para las mujeres. Por otra parte, este cambio se acelerará en la medida en que las mujeres encuentren un mayor interés por el estudio de carreras tradicionalmente lideradas por hombres, de acuerdo al Ministerio de Educación la participación promedio de mujeres graduadas de programas STEM (Ciencia-Tecnología-Ingeniería y Matemáticas) en educación superior colombiana de los últimos 17 años fue de 36.7%.

Busca proveedores para su proyecto constructivo, consulte la Guía del sector constructor y contratista de En Obra, aquí. 

Diversidad empresarial y crecimiento económico

Asimismo, en este punto es muy difícil ignorar el hecho de que la diversidad mejora la cultura empresarial y apoya el crecimiento de la economía. El estudio Accenture Getting to Equal 2019, reportó que que los equipos en los que se registra un alto nivel de diversidad y equidad llegan a ser hasta ocho veces más innovadores que los de empresas más inequitativas o poco diversas. En un sentido similar, el reporte COVID-19 and gender equality de McKinsey calcula que el crecimiento del PIB global podría perder mil millones de dólares durante la próxima década, si el desempleo entre las mujeres sigue siendo mayor al de los hombres en el contexto de la post-pandemia.

Para apoyar estos cambios empresas del sector están impulsando recursos de capacitación en línea como webinars y cursos temáticos centrados en el manejo de softwares específicos que actúan como una puerta de entrada a las mujeres que quieren ser parte de la industria. Este tipo de programas educativos podrían convertirse en uno de los elementos clave para el avance de las mujeres en la industria de la construcción en la presente década.

Empresas, profesionales y consumidores tienen todo por ganar con una industria que aproveche lo mejor del talento de las mujeres en colaboración y competencia justa con sus contrapartes masculinos. Por ello, es importante seguir promoviendo la inclusión y la capacitación tecnológica que impulsarán a las próximas líderes dentro de la industria de la construcción. 

Otros temas de interés: ¿Cómo impermeabilizar con manto asfáltico?