En sus casi 162.000 metros cuadrados de construcción, El Edén logra tener ahorros en consumo de agua de 51 % y en electricidad de 32 %.

En su primer año de operación, El Edén Centro Comercial es reconocido como obra sostenible en Colombia al recibir la certificación LEED Platino otorgada por la U.S. Green Building Council. El Edén alcanzó una puntuación de 82 puntos, de un mínimo de 79 necesarios, gracias al cumplimento de estrategias de diseño, construcción y parámetros establecidos por la organización evaluadora.

Así mismo, el proyecto contribuyó la recuperación paisajística de la zona verde de la ronda del canal del río Fucha, en el que se plantaron más de 127 árboles de especies nativas adaptadas que permitieran la biodiversidad en la zona.

Iván Taboada, gerente de mercadeo y comercial de El Edén, le explicó a En Obra que más que apostarle a dicho reconocimiento, la intención era apostarle al cuidado del planeta y la operación responsable. “La certificación es la consecuencia de un proyecto planeado y de una gestión encaminada en buscar agregar valor a la zona de influencia y de trabajar con la comunidad. Es además el resultado de nuestro compromiso por recuperar el medioambiente, por generar proyectos en nuestra zona de influencia como la recuperación del río Fucha y la arborización de zonas comunes”.

Sobre los retos para alcanzar este logro, Taboada resaltó el hecho de alinear a todo el equipo del proyecto, lograr la vinculación y activa participación de la comunidad. “En el aspecto económico, además, logramos rentabilidad con el aprovechamiento de los materiales y finalmente, que el proyecto sea reconocido como un motor de desarrollo local trabajando desde lo social y ambiental”, completó.

De igual forma, resaltó la importancia de la sostenibilidad en la construcción ya que “cualquier esfuerzo que se haga, desde cualquier sector, para reducir el impacto ambiental y social es de gran ayuda para lograr los objetivos del país encaminados al cuidado del medioambiente y la generación de proyectos que aporten al desarrollo sostenible”.

Con respecto a la actual debido al COVID-19, en la que muchos especialistas recomiendan aumentar la ventilación de los espacios y filtrar el aire para disminuir la probabilidad de contagio, Taboada indicó que el centro comercial ha buscado, a través de una estrategia de operación, lograr un balance en esos dos aspectos.

“Por tal razón, no solo contamos con un sistema de filtrado y purificación del aire de alta tecnología que utiliza rayos ultravioleta para aminorar la presencia de virus y bacterias, sino que hemos puesto en marcha acciones como el control automático de los sistemas de inyección del aire para que se activen únicamente cuando sea necesario en términos de temperatura o aforo. Esto nos ha permitido ofrecer la mejor calidad del aire sin generar grandes costos energéticos”, dijo.

Por otro lado, para implementar y lograr el éxito en un proyecto responsable con el medioambiente, aconsejó  pensar en la sostenibilidad desde el inicio, de manera que se puedan evitar sobrecostos y por el contrario, se puedan promover ahorros en la inversión inicial del proyecto.

Reconocimiento en cinco aspectos:

El complejo ubicado al sur occidente de Bogotá logró esta distinción luego de superar la evaluación y cumplimiento delos siguientes temas: sitios sostenibles, energía y atmósfera, eficiencia de agua, materiales y recursos, calidad del aire interior e innovación y diseño.

  • Sitios sostenibles: el centro comercial fue pensado para integrar la comunidad y brindar servicios que carecían los barrios de Castilla y Villa Alsacia, convirtiéndose en un espacio de entretenimiento para el sector. Adicionalmente, los vecinos tienen a disposición 900 espacios para estacionamiento de bicicletas gratuito, parqueaderos especiales para vehículos de no emisión de CO2 y vehículos compartidos.
  • Eficiencia en agua: El Edén captura y maneja más del 45% de las aguas lluvia que llegan al predio. Con este recurso se alimenta el 100% de las descargas de los aparatos sanitarios y sistema de riego. En el período de enero a julio de 2020, se utilizó el 100% de agua de lluvia para las unidades sanitarias, jornadas de limpieza y riego, en las que se logró un ahorro de consumo de aproximadamente 2.342.000 litros de agua potable.

Asimismo, se cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales que garantiza el vertimiento al alcantarillado de agua de alta calidad y alcanza una eficiencia mayor al 80% de remoción de carga orgánica y sedimentos

De esta manera, El Edén contribuye y apoya la visión a 2038 del Distrito, que busca convertir al río Fucha en un corredor ecológico hídrico recuperado, que conecte e integre las actividades de su entorno urbano y productivo.

  • Eficiencia en energía: el complejo cuenta con la automatización del sistema de iluminación, es decir; este se ajusta a las horas de mayor tránsitode personasen el mall.

La combinación del sistema automatizado y el máximo aprovechamiento de la luz naturalhan generado un ahorro del 32% frente a edificios de características similares en Estados Unidos, es decir; 9228 kw al año, lo que es suficiente para abastecer 2265 viviendas de estrato 3 en Bogotá durante año.

  • Calidad del aire interior: para cuidar la salud de las personas, el centro comercial es el único en el país que cuenta con un sistema de ventilación con tecnología de celdas foto catalíticaque emiten rayos de radiofrecuencias que limpian el aire de partículas contaminantes, bacterias y virus, lo que asegura la calidad del aire interior.

Además, se cuenta con sistemas que garantizan confort térmico dentro del complejo,pisos con certificación floorscore, ambientes libres de humo con señalización de no fumar a menos de 8 metros. Durante el proceso de construcción se utilizaron pinturas de bajo contenido de Compuestos Orgánicos Volcánicos (VOC).

  • Materiales y recursos: en la construcción de esta obra, entre el 95%-97% de los materiales utilizados fueron reutilizados y reutilizables, y tan solo 5% de los residuos generados en construcción y demolición fue enviado al relleno sanitario.

Desde el inicio de la obra se contemplaron más de 250 m2 para la gestión de residuos en la operación del complejo (separación en la fuente, clasificación y aprovechamiento), lo que ha permitido que en el período de enero a julio 2020, El Edén aprovechara alrededor del 60% de los residuos generados.

También le puede interesar:

Estas serían las oportunidades inmobiliarias en la nueva normalidad

Consolidar proyectos estratégicos es el reto de Bogotá

Así se comporta la construcción en la reactivación económica