obrerosbacata

Foto: Juliana Lopera

 

De acuerdo con Fedesarrollo el número de áreas licenciadas, la cantidad de despachos de cemento gris y el nivel de crédito hipotecario, son indicadores se que tenían contemplados para determinar la situación del sector de la construcción, pero con base en ellos no se tienen resultados exactos, debido a que son muy volátiles, algo que no sucede con la cantidad de personas empleadas para llevar a cabo las diferentes obras.

 

Por tal motivo este último es el que mejor se aproxima para tener una maedición exacta de la dinámica del mercado teniendo en cuenta el número de ocupados del sector. De acuerdo con la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) del DANE, con la cual se calculan las cifras oficiales de empleo y desempleo, el número de ocupados en el sector de la construcción estaba creciendo a ritmos superiores al 10% anual hacia mediados de 2012, lo que implicaba la creación de más de 150.000 puestos de trabajo directos.

 

A partir de ese momento se aprecia una notable pérdida de dinamismo y en los primeros meses de 2013 empiezan a observarse caídas absolutas en el empleo sectorial (Gráfico 3). Para marzo de 2013 las cifras mostraron una reducción anual del empleo en la construcción de más del 10%, equivalente a cerca de 120 mil puestos de trabajo.

 

Cómo esta el sector

Según los últimos datos de crecimiento económico reportados por el DANE, el sector de la construcción mostró una fuerte desaceleración en el segundo semestre de 2012, exhibiendo un tímido incremento de 1,4% anual que contrasta con las expansiones anuales de 6% en el primer semestre del mismo año y del 10% en 2011. Esta variable tiene la característica de ser muy volátil trimestre a trimestre. En efecto, cuando se comparan las dispersiones de las variaciones anuales cada trimestre en relación con sus promedios (coeficiente de variación), se encuentra que la construcción fue la rama de la economía que presentó el crecimiento más inestable en el periodo 2010-2012. La variabilidad del subsector de edificaciones es mayor a la del sector de construcción como un todo, exhibiendo un coeficiente de variación cercano a 3.

 

El sector a partir de los otros indicadores

Los despachos de cemento gris parecen reflejar en mayor grado el desempeño de algunos subsectores de la construcción de obras civiles intensivos en este insumo que el dinamismo de la construcción en general, pero los despachos de cemento vienen perdiendo dinamismo de manera sistemática. Tras crecer a ritmos cercanos al 15% anual hacia el tercer trimestre de 2011, la tasa de crecimiento se redujo hasta volverse persistentemente negativa entre septiembre de 2012 y marzo de 2013 (siendo este último dato -15,4%).

 

Por su parte, el indicador de área aprobada en las licencias de construcción está sujeto a los movimientos especulativos que se pueden dar en los trámites en casos de incertidumbre sobre cambios en las reglas del juego. Ello posiblemente ayudó a explicar las tasas de crecimiento de más de 80% anual que se observaron en algunos meses de 2011, cuando los constructores se adelantaron a obtener licencias con antelación a los cambios en las reglas de sismo-resistencia que habrían de expedirse ese mismo año. La gran cantidad de licencias expedidas en ese año puede estar detrás de la dramática caída de 17,8% que se observó en 2012 en el área aprobada, sin que la actividad constructora tuviera un comportamiento similar.

 

En lo relacionado con el crédito para cartera hipotecaria buena parte de las compras de vivienda se hacen actualmente con montos de crédito relativamente bajos, muy inferiores a los que se solían usar con anterioridad a la crisis hipotecaria de fines del siglo XX. En efecto, el nivel actual de crédito hipotecario como porcentaje del PIB se ubica por debajo del 4%, lo cual contrasta con porcentajes superiores al 8% del PIB a finales de los años 90.