El mercado de los data centers en Colombia está en proceso de desarrollo, impulsado por los sectores de telecomunicaciones, financieros, e-commerce y gobierno, que requieren de espacios industriales para el almacenamiento de sus datos.

El data center construido por el gigante tecnológico IBM, a las afueras de Bogotá, puede tener un costo aproximado de 60 mil dólares por metro cuadrado. La compañía destinó 17 millones de dólares aproximadamente, generando un impacto para la industria comparable con el aeropuerto El Dorado, las concesiones 4G o el despliegue de la red nacional de fibra óptica. Se espera que, para 2023, este mercado alcance un valor superior a los 174,000 millones de dólares (mdd), según Market Watch.

“Hace cinco años el core del negocio de los data center en el país era vender espacios de menor proporción y servicios hosting. Luego llegaron los servicios “As a Service” por demanda e inició la era de los servicios en la nube, esto último impulsó otra evolución en el mercado. Lo anterior, significó un impulso para  los proveedores de servicios para entregar sus data centers y dedicarse únicamente a la venta de servicios cloud, como es el caso de una de las Telco Españolas más grandes del mundo, quienes empezaron con la venta de sus centros de datos a nivel mundial”, señala Juan David Herrera, contract manager de IBM Account, Colombia.

CBRE, compañía multinacional del sector inmobiliario y quien administra los data centers de IBM del país, cuenta con todo el know how necesario para garantizar la correcta operación de cualquier data center, sin importar su tamaño o complejidad.

“Somos aliados de los grandes fabricantes de equipos de misión crítica a nivel mundial, lo que ha garantizado atención de primera mano e intervención directa. Los servicios digitales tienen una tolerancia nula a detenerse. Por tal motivo, los centros de datos tienen que tener la capacidad de ofrecer a los servidores un entorno perfecto para su funcionamiento continuo. Somos especialistas en liderar operaciones con capacidad para cubrir toda la cadena de valor, desde el diseño hasta el comisionamiento, puesta en marcha y estabilización de cualquier proyecto”, agrega Jhon Montoya, ingeniero de soporte de CBRE Colombia.

Los data centers, no son edificios cualquiera

Un data center se diseña y se construye basándose en niveles de confiabilidad que exija el propósito del negocio, normalmente guiados bajo estándares internacionales como la International Computer Room Experts Association (ICREA) y el instituto Uptime.

Componentes

– Sistema de alimentación eléctrica principal.
– Sistema de alimentación de respaldo.
– Sistema de alimentación ininterrumpida.
– Climatización de la sala.
– Sistema de control de acceso.
– Circuito cerrado de televisión, detección y extinción de incendios. 

A mayor confiabilidad, mayor complejidad en la instalación.“Es recomendable que un data center sea administrado por un equipo multidisciplinario conformado principalmente por ingenieros eléctricos, mecánicos, electro – mecánicos, mecatrónicos o electrónicos que tengan experiencia en operaciones de misión crítica. La cantidad de personas puede variar de acuerdo al tamaño y complejidad de la instalación, sus sistemas de automatización y necesidad del cliente”, afirma Montoya. 

Construir un centro de datos implica, en algunos casos,  tener capacidad de almacenamiento de tres ‘petabytes’, lo que es comparable con todos los datos producidos durante 16 meses en internet. 

“En Colombia, como en el resto de América Latina, las migraciones a tecnologías nuevas  ofrecidas en la nube van más lento que en otras partes del mundo y puede ser atribuido al miedo de las empresas en llevar sus servicios lejos, a enfrentarse a diferentes tiempos de atención e incluso, a ser atendidos únicamente por teléfono a través de una mesa de ayuda internacional. Sin embargo, es algo que no se puede evitar, así tome más tiempo del esperado, las empresas tendrán que ir poco a poco dejando de comprar hardware y adquirir soluciones como un servicio mucho más flexibles y económicos”, asegura Herrera.

Le puede interesar: Drones, un aliado en la construcción