Según la clasificación realizada en el sistema de ciudades de Colombia del DNP, las ciudades intermedias son aquellas que tienen entre 100.000 y un millón de habitantes.

Estas áreas han cobrado una gran relevancia en el ámbito nacional por su mejora en indicadores sociales y su proceso de urbanización que las han convertido en focos de atracción de la inversión empresarial.

En Camacol, a julio de 2017, se habían comercializado 101.262 viviendas, lo que representa una contracción de 8,9% respecto a los resultados del año pasado. De este volumen de ventas, 18.396 han ido hacia el grupo de ciudades intermedias que han tenido un crecimiento de 18,2% anual y que han ganado cuatro puntos porcentuales en la participación de las ventas nacionales frente al mismo periodo de 2016.

Felipe Calderón, presidente de Construcciones CFC y Asociados, en una entrevista para La República afirmó, “En general, la VIS en todas las regiones mantienen un dinamismo adecuado porque está creciendo tanto la oferta como la demanda, gracias a toda la política sectorial impulsada por el Gobierno Nacional y en concordancia con Camacol. Por ejemplo, en Caldas se han vendido alrededor de 3.200 viviendas en lo corrido del año”.

De esta manera, la construcción siempre ha sido uno de los grandes pilares para la expansión y el desarrollo del país porque ayuda a la consolidación de las urbes. Como constructores deben aprovechar las oportunidades que les brinda estas ciudades para realizar negocios, expandir su panorama, innovar y alcanzar el éxito en la industria.

Información tomada de: La República