El mundo está viviendo un cambio gracias a las innovaciones tecnológicas, lo que está haciendo que los centros de consumo y las tiendas físicas cambien también su manera de operar e incursionen a modelos digitales.

Esto nos deja una pregunta, ¿qué va a pasar con los centros comerciales?¿Se van acabar?

La respuesta es no. Sin embargo, si se están renovando los conceptos y las experiencias que se le brindan al consumidor. Por eso, invitamos a Luis Fernando Castaño, socio de Pro2 y gestor del centro comercial Paseo Villa del Río para que nos cuente sobre esta nueva tendencia para la creación de centros comerciales.

EO: ¿Cuéntenos sobre el proyecto Paseo Villa del Río?

Luis C.: Paseo Villa del Río es un centro comercial que estará ubicado en el lote donde hoy está ubicado el Makro de la Autopista Sur.

Lo que hemos visualizado y estructurado de este centro comercial es que va a tener cerca de 72.000 metros cuadrados de área comercial, 180.000 metros cuadrados de área construida y, de eso, hemos destinado justamente como un 30 % a entretenimiento.

Vamos a tener una cubierta donde habrá un parque de atracciones con más de 8 atracciones mecánicas , una pista de karts, una bolera, un casino, un gimnasio con piscina semi olímpica, un muro de escalada, una pista de trote y unas canchas de fútbol 5. Por supuesto, unos cines, unos salones de eventos que van hacer que la gente en este sitio pueda tener experiencias de entretenimiento.

La gastronomía va a ser un dinamizador de tráfico también, porque tiene una relevancia importante. Entonces, vamos a tener más de 6.000 metros cuadrados de gastronomía entre todo tipo de marcas nacionales e internacionales.

Además, vamos a tener por supuesto todas las categorías de moda, calzado, hogar y por supuesto también las tiendas por departamentos. Vamos a tener algo muy importante: un pet park que no existe en Latinoamérica. Es un desarrollo que es muy novedoso. Una parte de 2.000 metros al aire libre para que las familias puedan interactuar con sus mascotas. Vamos a tener cafés y restaurantes pet friendly y tiendas que tienen que ver con las mascotas. Cada día los pet lovers son muchos más y queremos ser incluyentes y convocar todo este tipo de experiencias.

De esta manera, nos estamos adelantando a las tendencias mundiales de crear grandes complejos de entretenimiento.

EO: Cuéntenos sobre el concepto de entretenimiento en los centros comerciales

Luis C.: Hoy en día los usuarios lo que quieren vivir son experiencias y por eso los centros comerciales tenemos un gran reto y es justamente, suplir todas las expectativas de entretenimiento, negocio y experiencia que quiere vivir la gente.

Es por eso que algunos de los desarrollos actuales están migrando justamente a un área importante para que estos temas se cubran. Las experiencias no se viven por internet, sino que se tienen que vivir presencialmente.

Los gerentes de los centros comerciales lo que necesitan asegurar en su negocio son la frecuencia y permanencia. Por eso, para asegurar la frecuencia, lo que se necesitan es que se ofrezcan experiencias, iluminación y que se tenga una buena gama de productos y servicios. Hoy el entretenimiento es fundamental.

EO: ¿Cómo se pueden entender estos nuevos espacios de pet friendly?

Luis C.: Cuando hicimos el estudio de mercado, vimos que en Bogotá en la zona norte versus la zona del sur, encontrábamos que por cada mascota que hay en el norte en el sur hay entre 2 y 3.

Digamos que atendiendo a ese tema de mercado, lo que hicimos fue pensar cómo resolver esa nueva tendencia porque claramente hoy en los núcleos familiares también están compuestos por sus mascotas y lo que queremos es incluirlos y hacer que las familias además de visitar el centro comercial también puedan interactuar con sus mascotas y dejarlos en unas zonas donde puedan estar en peluquería, spa y toda una gama de entretenimiento que lo que busca es incluir a ese nuevo miembro de la familia que hoy en algunos proyectos y ciudades del mundo está muy desarrollado. En Colombia no tanto, y creemos que va a ser muy innovador.

EO: ¿Cuánto cuesta hacer un proyecto como este y cuánto trae de rentabilidad a un constructor este tipo de proyectos?

Luis C.: Todos los proyectos tienen diferentes rentabilidades. Pero digamos que en el tema de inversión en este caso estamos hablando de unos $200 millones de dólares dónde justamente hemos logrado tener un fondo de inversión.

EO: ¿Cuál es el modelo de inversión de este centro comercial?

Luis C.: Colombia dentro de su esquema natural de crecimiento de desarrollo de centros comerciales ha venido teniendo un manejo de copropiedad, dónde unas 200 o 300 unidades son vendidas a diferentes propietarios y se funcionan en una copropiedad igual a como funciona un conjunto residencial o unas oficinas.

En los últimos 8 años, han venido incursionando en el país unos operadores que son especialmente chilenos, mexicanos, o centroamericanos y algunos, digamos que empredimientos locales, que lo que buscan es que el activo sea de una inversión de privados, tanto un grupo de socios, como también que esté centralizado en un grupo de socios que funcionan como multipropiedad.

En general esta ha sido la tendencia en Colombia, sin embargo nosotros le dimos una gran oportunidad a El Paseo porque por la gran ubicación y la demanda que tendrá pues se convertía en una oportunidad excepcional para que los comerciantes que son, especialmente, a quienes les hemos vendido hicieran parte de este proyecto.

Hoy ingresar al paseo es a través de una vinculación en compra o en arriendo. Buena parte de las personas que están apalacando el proyecto, lo están haciendo bajo la modalidad de compra. Eso lo que quiere decir es que hay más compromiso. Cada uno de esos usuarios que compran, pues difícilmente van a querer moverse porque tienen una inversión muy grande.

EO: Muchas personas pueden considerar que el mercado de los centros comerciales se está saturando, ¿por qué seguir apostándole a esos modelos de negocio?

Luis C.: Es una muy buena pregunta. Bogotá todavía tiene muchísimo espacio, principalmente sobre la autopista sur y encontrábamos hace unos años una relación entre metros cuadrados versus el habitante. Se está duplicando la oferta. Sin embargo, eso comparado (el sur de la ciudad) con el norte de la ciudad, porque allí (en el norte) se ha concentrado la oferta de la ciudad que está alrededor de 18-20 metros cuadrados por cada 100 habitantes. Claramente Bogotá tiene en este momento un tema de escasez de tierras que no permite desarrollos importantes.

Es decir que estos últimos proyectos que se están realizando no se van a poder hacer hacia el futuro porque la oferta de lotes de estos tamaños es bastante limitada. La oferta ha venido cubriendo toda la demanda que el mercado puede tener y lo que viene son fases de desarrollo de proyectos que van a ser proyectos zonales, proyectos a la medida, de menor escala y que atiendan necesidades puntuales.