La actividad de construcción es un motor de las economías, su aporte al desarrollo social, el bienestar comunitario en la generación de espacios dignos para habitar, la generación de empleo y la demanda de insumos que ligan otras actividades económicas, hacen de este uno de los grandes contribuyentes al desarrollo de las naciones. 

Lea también: Nuevo escenario y nuevos modelos de negocios de construcción e inmobiliario.

Sin embargo, esta actividad  se encuentra continuamente en interacción con el medio ambiente. La construcción de edificios e infraestructura es el mayor impacto que los seres humanos hacen en el medio ambiente, al consumir la mayor cantidad de material para construir y la mayor energía para operar. Es por esto que nacen las iniciativas de transformar los impactos en positivo o minimizarlos.

Desde la construcción sostenible, es posible lograr edificaciones habitables teniendo en cuenta el medio ambiente. Esto implica que desde su diseño, su construcción, operación y ocupación, se garantice el uso eficiente de los recursos y adicional el impacto en el entorno y la eficiencia y relevancia de los materiales que se usan.

Andrés Pacheco, gerente general, constructora Amarilo, afirma “A nivel mundial Colombia es uno de los 19 países líderes en construcción sostenible gracias a la implementación de conceptos como las 3R (reducir, reutilizar y reciclar) que en términos generales consiste en aprovechar todos los recursos utilizados en la construcción. En Latinoamérica, somos el cuarto país en número de construcciones sostenibles, tenemos aproximadamente 3,3 millones de metros cuadrados certificados en construcción sostenible en 52 ciudades del país”.

En los últimos años, han surgido iniciativas a nivel mundial para que la industria de la construcción considere el respeto y la protección del medio ambiente en toda su cadena de valor. Y Colombia se ha alineado a ellas, con un fuerte compromiso por la las iniciativas globales y regionales, que impactan en el desarrollo local.

Carolina Garzón, coordinadora Sr Negocio Construcción de Pintuco manifiesta “Hoy Colombia se cuenta con los medios para generar impactos positivos en esta lucha y desde el sector se tienen desarrolladas las medidas que establecen los compromisos para la mitigación de los gases de efecto invernadero, donde se busca además que las edificaciones sean neto zero carbono, un compromiso con la gestión integral de residuos, y desde el ministerio de vivienda, se busca que al 2026 el 100% de las edificaciones nuevas sean una  construcción sostenible, esto será una implementación gradual y que se debe mantener hasta el 2030”. 

“El país adoptó la Agenda 21, un programa con objetivos globales pero que se lleva a la práctica de manera local. Estos objetivos están relacionados con la construcción, la aplicación de estrategias sostenibles y la mejora del medio ambiente para garantizar una mejor calidad de vida de los habitantes. El sector constructor es entonces el que tiene mayor potencial de contribución en sostenibilidad para las ciudades a través de un uso eficiente de los recursos y de la reducción de sus impactos” Agrega Garzón.

Busca proveedores para su proyectos constructivo, lo invitamos a consultar la Guía del sector, aquí.

Retos y oportunidades

La industria de la construcción colombiana ha optado por mejores prácticas ligadas a estándares internacionales, es así que desde el sector privado se han acogido a certificar sus proyectos con distintos sellos de certificación en sostenibilidad integral y otros sistemas que cubren la eficiencia para los recursos utilizados.

“El sector ha tenido un importante avance en materia de construcción sostenible durante los últimos años. Tenemos disponibles diferentes certificaciones (EDGE, LEED y CASA COLOMBIA) a las que como constructores le estamos apostando a obtener con el propósito de mostrar nuestro compromiso con el país, ser aliados del desarrollo sostenible del país y ofrecerles a los colombianos proyectos más eficientes y amigables con el medio ambiente.” apunta el gerente de Amarilo.  

Por su parte Patricia Melo Estrada, gerente Arkadia Centro Comercial, que recién recibió la certificación LEED en categoría Gold, la cual reconoce que el establecimiento fue desarrollado bajo parámetros y estándares de calidad, resalta “La tendencia y el reto de la sostenibilidad en el sector de la construcción es el verdadero compromiso con el medio ambiente de manera integral, es invertir en eficiencia energética, ahorro en el consumo de agua, utilización de energías alternativas y espacios interiores por ejemplo con aprovechamiento de luz natural. Esta meta requiere altos costos de inversión que no todos los actores de la construcción pueden realizar aunque traigan beneficios en el mediano y largo plazo, pero es un esfuerzo que poco a poco se irá dando… Arkadia en su momento sirvió de referente para la incorporación de procesos amigables en otros malls y/o centros de comercio que al día de hoy se están ejecutando en Medellín, esto se verá reflejado en espacios más conscientes, lo cual trae beneficios para todos”.

Los constructores y desarrolladores de proyectos sostenibles también han encontrado beneficios en esta metodología como: un diferencial a la hora de venta, ahorros fiscales (beneficios tributarios), tasas preferenciales en créditos verdes, mayor valorización de la obra, retorno de inversión, entre otros.

“Los desafíos que tiene el país para continuar en esta senda es que se siga garantizando un marco normativo que incentive la apropiación de este concepto por parte de los empresarios y que el sector privado, como la ciudadanía, genere cada día mayor conciencia sobre la importancia de los proyectos sostenibles para tener una mejor calidad de vida y aportar a la preservación del medio ambiente” agregó Pacheco.

Otros temas de interés: ¿Cómo reparar con éxito las cubiertas metálicas?