El estado ha sido claro con el ajuste económico que se tiene proyectado para este año. Sin embargo, se espera que esta planeación no afecte el buen momento por el que está pasando la venta de vivienda en Colombia.

El 2015 fue un año con cifras muy alentadores que reflejaron un avance significativo. Sandra Forero, presidente de Camacol, asegura que: “fue un año positivo. Tuvimos unas viviendas comercializadas en un volumen de 174 mil unidades, en las 17 regiones que son medidas por Camacol, que es aproximadamente el 82 % del mercado. Estas viviendas se tradujeron en una inversión de los hogares en algo más de 30 billones de pesos.”

El año anterior obtuvo un crecimiento del 3% comparado con el 2014, y ese incremento se dio por el impulso que le dieron los programas del Ministerio de Vivienda como: Mi Casa Ya y la última fase de las Viviendas de Interés Prioritario para Ahorradores (Vipas). En viviendas que no son de interés social (No VIS) hubo un comportamiento positivo.

Para mantener en el 2016 esta dinámica, el gobierno se basará en la continuación de los programas de vivienda como el nuevo subsidio a la tasa para No VIS. Además, los constructores están a la expectativa de las políticas que aplicará la nueva administración de la capital del país, y una buena muestra es la inclusión de Bogotá y sus municipios cercanos en el programa Mi Casa Ya.

“Desde el punto de vista de ventas en vivienda, vamos a crecer un 12%, eso se representa en un volumen de 194 mil unidades, con una inversión de los hogares, en algo más de 33 billones de pesos.” asegura Sandra Forero.

En conclusión, el importante jalonamiento que le ha dado el sector de vivienda a la economía del país, se ha dado por la sinergia entre las política públicas, los constructores y las entidades financieras.